El Rey marca el paso

Hoy El Periódico de Catalunya me publica el artículo que encontraréis transcrito a continuación.

El Rey marca el paso

Juan Carlos I ha decidido abdicar en el Príncipe de Asturias y de Girona, que en quince días será Felipe VI . Creo que el Rey ha tomado la decisión correcta. Él ya no podía seguir el desarrollo en plenitud sus funciones y su último servicio ha sido precisamente el de facilitar el relevo y, con él, la profunda renovación de la institución que encarna. Con esta decisión, el Rey señala el camino que deben emprender el conjunto de instituciones españolas, todas ellas afectadas en grados diversos de una crisis que requiere de reformas en profundidad. Lo dijo hace meses Pere Navarro entre el impostado escándalo de algunos y la indiferencia de no pocas personas. Pero señalaba un hecho evidente: hay que renovar el pacto constitucional de 1978.

El rey Juan Carlos fue proclamado jefe del Estado el 22 de noviembre de 1975, pero para los demócratas, la verdadera proclamación fue, precisamente, la aprobación en referendo de la Constitución de 1978, fruto de un importante consenso que obtuvo una ratificación amplísimamente mayoritaria de la ciudadanía. Salvando todas las distancias, creo que Felipe VI se encontrará en una situación similar. Solo una reforma profunda del conjunto de nuestro sistema institucional podrá garantizar la estabilidad de la que hemos disfrutado todos juntos durante el reinado de su padre.

Soy republicano y creo que la elección directa del jefe del Estado por parte de la ciudadanía es la forma más racional de culminar el edificio del Estado democrático. Pero también soy hijo de mi tiempo, y he visto cómo la Monarquía puede constituir un factor de estabilidad y de integración que en absoluto altera el contenido democrático del sistema. Juan Carlos I fue un agente activo en la recuperación de la democracia en nuestro país, su máximo defensor en la negra noche del 23- F, y demostró también, a veces con más inteligencia que muchos responsables políticos, el reconocimiento de la España plural.

Creo, como decía ayer Javier Cercas , que hoy el dilema real al que se enfrenta España no es el de Monarquía o República, sino el de peor o mejor democracia. Y por eso considero que ahora debemos aprovechar la oportunidad de impulsar profundas reformas en nuestro sistema político. No faltan ejemplos de monarquías federales que habrían de iluminar los pasos del nuevo monarca para acompañar la reforma constitucional federal que los socialistas estamos proponiendo desde hace tiempo. Incluso el nacionalismo vasco recupera su vieja idea confederal de pacto con la Corona, viendo con claridad que ahora es el momento de comenzar una nueva etapa política.

Así como hace 300 años Felipe V acabó con las esperanzas de la Catalunya austriacista, ahora Felipe VI tiene la oportunidad de actuar en un sentido muy diferente, acompañando el proceso hacia una verdadera España de todos, lugar de encuentro de diversos pueblos, de las naciones, nacionalidades y regiones que conviven en ella, capaces de compartir un proyecto federal común. Felipe VI, rey de las Españas. ¿Por qué no?

Acerca de Miquel Iceta

Sóc primer secretari del PSC, president del grup socialista al Parlament de Catalunya i candidat a la Presidència de la Generalitat

Publicado el Miércoles 4 junio 2014 en Política. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Los comentarios están cerrados.