Combatir la corrupción

scoopit_mi_pequenoHoy la actualización semanal de mi Diario en Internet proporciona la habitual selección de los artículos sobre varias cuestiones que han estado presentes en el debate público de esta última semana y, en especial, sobre la acumulación de informaciones sobre presuntos casos de corrupción y espionaje. Aprovecho para recordar que casi cada día recomiendo artículos de interés a través de mi Scoop.it y también les doy difusión a través de mi cuenta en Twitter, de mi perfil y página en Facebook, y en el recopilatorio Alternatives.

Empiezo por recomendaros que veáis la entrevista a Pere Navarro en Los desayunos de TVE, en la que, entre otras cosas, dijo: “Si se demuestra que algún político, sea del partido que sea, ha espiado, tiene que abandonar la política”.

Estos días la acumulación de noticias sobre presuntos casos de corrupción y espionaje cae como una losa sobre la política y el propio sistema democrático, y produce una insoportable mezcla de indignación, asco y desaliento colectivos.

La corrupción destruye la confianza en los responsables políticos y las instituciones, erosiona gravemente el sistema democrático y perjudica el progreso económico y social. Hay que erradicarla, expulsando de la política a los corruptos y haciendo que asuman las correspondientes responsabilidades penales. Y esto, como ha dicho Pere Navarro, también vale también para los que espían.

Dicho esto, que es lo más importante, querría hacer algunas consideraciones de orden estrictamente personal:

1) la generalización de la sospecha consagra una presunción de culpabilidad general que es letal para la política, es injusta para una gran mayoría de los que nos dedicamos a ella y acaba por favorecer la dilución de responsabilidades. Si todo el mundo es culpable de todo, nadie acaba siendo culpable de nada. Se acumulan sospechas, indicios, pruebas, indiscreciones y conversaciones que provocan un gran revoltijo en el que parece igual una presunta evasión fiscal de 22 millones de euros, una llamada telefónica interesándose por la contratación de alguien, o la obtención ilegal de pruebas que apuntan a la comisión de presuntos delitos.

2) a pesar de que haya que revisar algunas normas, y más adelante en el apartado dedicado a la política española encontraréis artículos que proponen reformas concretas, lo más importante es asegurar que las leyes vigentes se cumplan, y que funcionen los mecanismos administrativos y judiciales de inspección y sanción. En el momento de abordar un tema tan delicado como peligroso, hay que tener muy presente los diferentes ritmos de la información, la política y la justicia; instantánea la primera, falta de reflejos la segunda, y extremadamente lenta la tercera. Y las tres interfieren entre sí.

3) como criterio general, si no queremos desvirtuar de forma radical la presunción de inocencia según la cual todo el mundo es inocente hasta que una sentencia judicial no demuestra lo contrario, un responsable político tendría que dejar el cargo cuando se formula una acusación formal contra él, no en el momento inicial de la imputación, sino cuando el juez pide que se le procese acusándolo de la presunta comisión de unos determinados delitos; del mismo modo que convendría que una imputación se convirtiera en inculpación o fuera archivada en un plazo máximo de seis meses. Entiendo perfectamente que Manuel Bustos, en un gesto que le honra, sin esperar al auto de procesamiento, haya decidido dejar la Alcaldía de Sabadell una vez que ha quedado claro que no tiene ninguna relación con una trama de corrupción urbanística pero considerando que su continuidad en el cargo puede perjudicar la imagen de Sabadell y el funcionamiento del Ayuntamiento debido al bloqueo sistemático practicado por la oposición.

4) la acumulación de informaciones sobre presuntos casos de corrupción puede no ser casual. Basta con recordar el periodo 1994-1996 en el que la sistemática lluvia de denuncias, muchas de ellas con base cierta y algunas correspondientes a hechos antiguos, fue coordinada para condicionar la política como declaró Luis Maria Anson años después. Desde este punto de vista, no deja de resultar curioso que la presunta contabilidad B atribuida a Luis Bárcenas abarque unos pocos años de los más de veinte años en que él ha sido factótum de las finanzas del PP. Tampoco podemos olvidar que fue precisamente en plena campaña de las últimas elecciones al Parlament de Catalunya cuando aparecieron unos informes policiales apócrifos y no pedidos por ningún juez, que atribuían unos presuntos delitos fiscales a personas muy relevantes del entorno de CiU. Y, finalmente, también resulta curioso que el primer episodio conocido de la trama de espionaje sea uno que afecta presuntamente y de forma simultánea a CiU, PP y PSC, aunque para vincular a José Zaragoza con el asunto sólo se aporte un papelillo que días después el propietario de la empresa dice que es falso y que probablemente ha sido fabricado por unos ex-trabajadores agraviados. Después hemos sabido que circulan centenares de dossieres de procedencia y fiabilidad dudosas. Separar el grano de la paja llevará mucho tiempo, pero mientras tanto se ha instalado la sospecha general.

Hechas estas consideraciones, vuelvo al principio: hay que combatir la corrupción con todos los instrumentos políticos, legales y judiciales disponibles, porque o la política acaba con la corrupción o la corrupción acaba con la política.

Sobre la política catalana os invito a leer los siguientes artículos, especialmente el de Francisco Rubio Llorente (que, en mi opinión, explica muy bien el trasfondo de la posición del PSC acerca del derecho a decidir):

Sobre el debate acerca del federalismo y la reforma constitucional os invito a leer: “La reforma federal de España sería un ‘big bang’ constitucional”, entrevista a Ana Redondo, Joaquín Prieto, y el documento del gobierno británico “Devolution and the implications of Scottish independence”. Aprovecho para recordar que sigo actualizando el web federalista.info en el que encontraréis muchos materiales sobre este tema.

Sobre los casos de corrupción y propuestas para hacerle frente podéis leer los siguientes artículos (os recomiendo especialmente el de José Antonio Gómez Yáñez):

Concretamente sobre el caso Bárcenas os recomiendo que leáis el editorial de hoy de El País “Regatear a la verdad” y el artículo “No se caerá el mundo por exigir responsabilidades” de Soledad Gallego-Díaz.

Sobre otras cuestiones relativas a la política española os recomiendo que leáis los siguientes artículos: “Estado de la nación y del acontecimiento” de Miguel Angel Aguilar, el editorial de El País “Ocasión (casi) perdida”, las declaraciones de Núria Marín sobre la reforma local del PP, y “Més democràcia també als Ajuntaments” de Angel Ros.

Sobre el debate económico y social español os invito a leer los siguientes artículos:

Sobre el debate europeo os recomiendo los siguientes artículos:

Sobre el Debate sobre el Estado de la Unión os invito a leer el discurso de Barack Obama y el artículo “Rubio y los zombis” de Paul Krugman.

Con reflexiones más de fondo podéis leer los siguientes artículos:

Sobre la renuncia de Benedicto XVI os invito a leer: “Yo ya soy un Papa viejo”, Pablo Ordaz, “Innovación y renuncia”, editorial de El País y “Un Papa que renuncia”, Lluís Foix.

Os recomiendo seguir las elecciones en Ecuador que se celebran hoy en la “Guía para seguir las elecciones en Ecuador” de Antoni Gutiérrez-Rubí, la entrevista digital con Lluís Bassets en El País y la crítica de Gregorio Morán “NO, una película”.

Finalmente os recomiendo dos libros: “La independencia de Escocia” de Michel Keating, Universitat de València, 2012; y “La Europa asocial” de Luis Moreno, Península, 2012.

ZW 336 Recomendaciones de enlaces al servicio de la reflexión y la acción política y social realizada por mi amigo Antoni Gutiérrez-Rubí. Aquí encontraréis todos los ZONA WEB.

https://oiga.me

oiga.me es una plataforma de movilización ciudadana a través de la red. Es una herramienta para generar peticiones online y campañas de apoyo y, también, una plataforma de lobby ciudadano. A través de una herramienta de software libre de envío masivo de mail, fax y telefonía, oiga.me actúa como catalizador de demandas y peticiones facilitando el contacto directo de los ciudadanos con los responsables y representantes de gobiernos, empresas o cualquier tipo de autoridades. Estas son algunas de las campañas propuestas.

oiga.me se define como “una herramienta de democratización social y empoderamiento que sirve como mecanismo para amplificar las voces y potenciar el impacto demandas ciudadanas”. Es una organización sin ánimo de lucro gestionada por un Consejo Social del que forman parte entidades de la sociedad civil representativas en el terreno de la democracia y de la participación ciudadana que se encuentra en construcción permanente, abierta a nuevas organizaciones.

Para una información más completa sobre la plataforma, aquí tenéis este dossier de prensa (pdf).

Puedes seguir a @oigame en Twitter y Facebook

Acerca de Miquel Iceta

Sóc primer secretari del PSC, president del grup socialista al Parlament de Catalunya i candidat a la Presidència de la Generalitat

Publicado el Domingo 17 febrero 2013 en Política. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Los comentarios están cerrados.