Artur Mas obtiene la investidura con el apoyo de ERC

scoopit_mi_pequenoEl grueso de la actualización semanal de mi Diario en Internet lo ocupa mi opinión sobre el acuerdo CiU-ERC que ha marcado el debate de investidura del Molt Honorable President Artur Mas i Gavarró y proporciona la habitual selección de los artículos sobre varias cuestiones que han estado presentes en el debate público de esta última semana. Aprovecho para recordar que casi cada día recomiendo artículos de interés a través de mi Scoop.it y también les doy difusión a través de mi cuenta en Twitter, de mi perfil y página en Facebook, y en el recopilatorio Alternatives.

Empiezo por recomendaros la lectura del artículo de Pere Navarro “2013, año clave para el PSC” y del discurso de Pere Navarro en el debate de investidura de Artur Mas. Os interesará también la noticia y los argumentos por los cuales “El Grup Socialista demana a la Presidenta del Parlament que declari Pere Navarro Cap de l’oposició atès el pacte CiU-ERC”.

También os interesará leer el artículo de Joan Ferran “El PSC reprèn el vol” y el “Manifest del PSC en suport als professionals de la salut i en defensa del model de sanitat pública a Catalunya”.

La noticia de la semana ha sido sin ningún tipo de duda el acuerdo suscrito entre CiU y ERC que ha permitido la investidura de Artur Mas como President de la Generalitat. No haría falta empezar diciendo que es un pacto perfectamente legítimo y democrático, pero después de leer algunas crónicas, algunos editoriales y algunos artículos de opinión no está de más recordarlo. Otra cosa muy diferente es criticar el contenido y el sentido del pacto, desde la respetuosa discrepancia de los que nos situamos a la oposición, que es lo que haré a continuación.

Y empiezo por subrayar una obviedad: de ninguna manera ERC puede ser considerada como fuerza de la oposición a partir de la votación del viernes en el Parlament. Su compromiso de apoyar de forma permanente al gobierno, a pesar de no formar parte de él, lo impide de forma tajante. Dicho de forma más llana: no se puede estar en misa y repicando. Esta no es la dimensión más importante del pacto: es una de sus consecuencias.

Del pacto suscrito entre CiU y ERC querría destacar cinco cuestiones que considero fundamentales.

La primera, creo que el pacto CiU-ERC tiene como premisa una prioridad equivocada. Para la mayoría de los ciudadanos y ciudadanas de Catalunya lo más importante en estos momentos es afrontar la crisis económica y paliar sus enormes consecuencias sociales. Situar la celebración del referéndum por la independencia como la prioridad fundamental y emprender una dinámica de enfrentamiento con el gobierno de España no es la mejor forma de servir a los intereses de la ciudadanía.

La segunda, creo que el pacto CiU-ERC fundamentado en la celebración de un referéndum por la independencia implica una privatización del derecho a decidir. Artur Mas ya cometió el error de condicionar el derecho a decidir al logro de una mayoría extraordinaria, rechazada mayoritariamente por la ciudadanía. Ahora comete un segundo error al condicionar el derecho a decidir al acuerdo entre dos partidos. No vale ahora decir que se está dispuesto a ampliar el acuerdo. Es la conocida táctica que confunde un proceso sincero de negociación con la mera adhesión a unos postulados decididos de antemano. Error, por cierto, que ya cometió Artur Mas con ocasión de la negociación del pacto fiscal.

La tercera, creo que el pacto CiU-ERC que se basa en el derecho a decidir pero que ya avanza en la creación de estructuras de Estado antes de conocer la decisión de los catalanes y las catalanas, es altamente partidista. Se me dirá que todo Gobierno convoca referéndums para ganarlos y es cierto, pero aquí no sólo se quiere ganar un referéndum sino que se quiere prefigurar su resultado a través de una estrategia de tensión con el Gobierno de España y avanzando decisiones que sólo habría que tomar si la decisión ciudadana es favorable al planteamiento del Govern. Es el caso de la creación e impulso de órganos e instrumentos para garantizar la transición nacional, que contempla el diseño de una Administración y Tesorería de la Seguridad Social catalana o un plan para la transitoriedad (sic) jurídica, incluso cuando se habla de cultura se logra el compromiso de “Rediseñar el Acuerdo Nacional de Cultura para que se convierta en la hoja de ruta, desde un punto de vista cultural, del futuro Estado”. Tampoco parece razonable crear un Consell Català per a la Transició Nacional, figura empleada en países donde no  había un Parlamento democráticamente legitimado, y que muestra que se quiere privar al conjunto de fuerzas políticas de la participación en un proceso que requiere del concurso de todos. Todo ello plantea una seria duda sobre la imparcialidad de un gobierno que quiere organizar un referéndum de tanta trascendencia para el futuro de nuestro país.

La cuarta, la incoherencia de CiU de acabar aceptando planteamientos que rechazaba de forma rotunda en su gestión de gobierno de los últimos dos años. Todavía recuerdo cómo la voluntad de CiU de eliminar el impuesto de sucesiones impidió un pacto presupuestario PSC-CiU en la anterior legislatura. Recuerdo también como el president Mas nos decía “no hay dinero, ¿qué es lo que no entienden de la frase ‘no hay dinero’?”. Y ahora propone el aumento de impuestos ya existentes y la creación de nuevas figuras tributarias con una naturalidad estremecedora y poco creíble. Habrá que esperar al debate presupuestario para comprobar hasta qué punto los compromisos adquiridos con ERC se mantienen y cuáles acabarán siendo los sectores sociales y económicos más afectados por ellos.

La quinta, no se acaba de entender cómo ERC, que se compromete a apoyar a un gobierno al que ha dictado un estricto programa de actuación, no se quiere comprometer a formar parte de él. Esto será causa de inestabilidad. En todo caso no parece que ésta sea la mejor forma de garantizar la estabilidad del gobierno. Al mismo tiempo, la puesta en marcha de hasta nueve mecanismos de control externos al Gobierno y a la propia administración de la Generalitat (Comité Permanente de Estabilidad, Comisión de Coordinación Parlamentaria, Grupo de Trabajo Presupuestario, Grupo de Trabajo de la Consulta, Grupo de Trabajo sobre Educación, Grupo de Trabajo sobre Salud, Grupo de Trabajo sobre la Corporació Catalana de Mitjans Audiovisuals, Grupo de Trabajo sobre la Función Pública y Grupo de Trabajo sobre Universidades) creará graves interferencias en el normal funcionamiento del Gobierno y de la Administración y plantea dudas razonables sobre quién manda y sobre quién tiene la responsabilidad real sobre las decisiones que se toman.

Ciertamente habrá que ver cómo se materializan en la práctica los compromisos contenidos en este “Acord per a la transició nacional i para garantir la estabilitat parlamentària del govern de Catalunya” que fue efímeramente bautizado como “Pacto por la libertad”, pero los augurios son muy pesimistas. Esta legislatura pedía un gobierno de amplia base parlamentaria centrado en la crisis, no un acuerdo entre dos partidos basado en la celebración de un referéndum por la independencia, al que después se pide a otros partidos que se sumen a él.

Esto me lleva a un último comentario sobre el compromiso de Pere Navarro de no poner palos en las ruedas del derecho a decidir. Muchos lo han calificado de tibio, unos por no ponerse al servicio de la mayoría independentista CiU-ERC, y otros por no someterse al ‘frente del no’ formado por PP y Ciutadans. Precisamente éste es el sentido de la posición expresada por Pere Navarro, ni con los unos ni con los otros.

Los socialistas solemnizamos nuestra posición al respecto en nuestro programa electoral en el que afirmábamos nuestra propuesta: “La prioridad del PSC será en la próxima etapa política la reforma constitucional para avanzar en la construcción de un Estado federal. Una prioridad que tiene todo el sentido desde la defensa del principio democrático del derecho a decidir y del principio de legalidad. Ambos forman parte inseparable de un Estado democrático y de derecho, de un sistema de libertades y derechos garantizados”.

“Proclamamos la necesidad de impulsar la reforma de la Constitución para lograr un Estado federal que garantice el máximo autogobierno para Cataluña, nos asegure un trato fiscal justo y reconozca nuestra identidad y cultura nacionales en el marco del Estado Español y de la Unión Europea, conscientes de que un sistema de soberanías compartidas es la mejor forma de gestionar las interdependencias existentes en la economía globalizada”.

“Nos comprometemos a promover las reformas necesarias para que los ciudadanos y las ciudadanas de Catalunya puedan ejercer su derecho a decidir a través de un referéndum o consulta acordado en el marco de la legalidad”.

No podemos ponernos junto a los que quieren un referéndum para romper, ni junto a los que niegan el derecho a decidir. Nosotros queremos cambiar leyes a través de reformas legales y no apoyaremos a los inmovilistas. Como tampoco apoyaremos a los que no acaban de aclarar si la defensa al principio democrático del derecho a decidir implica también el pleno respeto al principio de legalidad.

Lo hemos dicho siempre: al choque de trenes no nos arrastrará nadie. Siempre nos encontrarán en el camino del diálogo, la negociación, el pacto y la ley. Creemos que es el camino que más conviene a nuestro país, el camino que quiere la mayoría de los ciudadanos y ciudadanas de Catalunya.

Sobre el pacto CiU-ERC y otras cuestiones relativas a la política catalana os invito a leer los siguientes artículos:

Sobre la política española y más especialmente sobre la difícil situación económica que atravesamos os invito a leer los siguientes artículos:

Sobre la política económica europea os invito a leer:

Os interesará la noticia sobre el seminario de la Fundació Rafael Campalans “Las transiciones democráticas en el mundo árabe. El papel del islamismo” y otro artículo para recordar a Lluís Maria de Puig, “Socialista, catalanista i europeista” de Joan Manel del Pozo.

Os recomiendo una selección de artículos sobre temas de reflexión política de fondo:

Recomendaciones de libros: “10 llibres per començar el 2013” del Taller de Política y “El futuro de la socialdemocracia” de Antonio Papell, FOCA Ediciones, del que encontraréis reseñas en ABC y Diario de Mallorca. Y como que en el PSC tenemos muchos deberes por hacer, no estará de más recomendar alguna lectura: mi artículo, ya lejano en el tiempo, “Escudella barrejada”, el documento “Por un nuevo impulso del socialismo catalán” y nuestra “Declaración de principios”. Encontraréis más materiales útiles para el debate en mi web Reconstrucció.cat

¡Aprovecho para desearos unas felices fiestas y el 2013 mejor posible!

ZW 330 Recomendaciones de enlaces al servicio de la reflexión y la acción política y social realizada por mi amigo Antoni Gutiérrez-Rubí. Aquí encontraréis todos los ZONA WEB.

http://www.mecambio.net

Mecambio.net es una iniciativa que surge en red y en la Red para ofrecer una guía de alternativas de consumo responsable, con proveedores éticos de cualquier campo de actividad que promuevan formas de consumo, prosumo y producción que cumplan con una serie de requisitos básicos. Informa sobre las diferentes posibilidades que existen para que podamos tomar la decisión de cambiar nuestros proveedores habituales (que suelen ser grandes empresas y/o multinacionales) por otros que compartan valores, prácticas e ideales.

El primer criterio que contempla la plataforma es que los proyectos participen de un ecosistema no solo de valores o ideales sino de prácticas; y que esas prácticas tiendan a un sentido de comunidad, no únicamente de clientes como una colección de individuos con tarjeta de crédito. También deben basarse en una gestión, producción y relaciones que sean sostenibles, justas, distributivas (no acumulativas) y participativas (no clientelares).

En el apartado Sin prisa pero sin pausa encontrarás proveedores que se utilizan de manera puntual (para ver una película, comprar comida o cuidar la salud,por ejemplo). En este caso, no se ofrece un listado cerrado de proveedores (porque en muchos casos son muy locales, o las opciones son muy extendidas), sino que nos explican los principales cambios que están ocurriendo en cada uno de los ámbitos, ofreciéndonos una selección de proveedores que responden a esos cambios de un modo justo y responsable. Desde la página se puede acceder, también, a otras plataformas que proponen listados de proveedores o de sistemas de intercambio, como la web de Consumo Colaborativo. Y podéis participar de manera activa alimentando la guía al compartir vuestras propias propuestas.

Sigue Mecambio.net en Twitter: @MECAMBIOYA con el hashtag #MECAMBIOYA y en Facebook.

Acerca de Miquel Iceta

Sóc primer secretari del PSC, president del grup socialista al Parlament de Catalunya i candidat a la Presidència de la Generalitat

Publicado el Domingo 23 diciembre 2012 en Política. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Los comentarios están cerrados.