Después del 25-N

scoopit_mi_pequenoNaturalmente, la actualización semanal de mi Diario en Internet está dedicada casi en exclusiva al análisis y consecuencias de los resultados electorales del pasado domingo. Después encontraréis una selección de los artículos sobre varias cuestiones que han estado presentes en el debate público de esta última semana. Aprovecho para recordar que casi cada día recomiendo artículos de interés a través de mi Scoop.it y también les doy difusión a través de mi cuenta en Twitter, de mi perfil y página en Facebook, y en el recopilatorio Alternatives.

Empiezo con el enlace al web de la Generalitat en el que se recogen los resultados electorales y en la sección del sitio web del Ajuntament de Barcelona dedicado específicamente a los resultados electorales de la ciudad.

Lo mínimo que se puede decir del resultado electoral es que nadie había previsto la bajada de CiU. Mucha gente había pronosticado el crecimiento de ERC, de Ciutadans y de ICV, un gran resultado del PPC y una fuerte bajada del PSC, pero nadie había previsto un descenso tan grande de CiU y, correlativamente, que el incremento de ERC fuese tan grande. Tampoco se había previsto un incremento tan importante de la participación, casi un 70%, diez puntos más que la registrada en 2010.

CiU ha obtenido 50 escaños, doce menos que en 2010; ERC ha obtenido 21, once más que en 2010; el PSC, a pesar de obtener más votos que ERC, obtiene 20, ocho menos que en 2010; el PPC obtiene 19, uno más que en 2010; ICV-EUiA obtiene 13, tres más que en 2010; Ciutadans  obtiene 9, seis más que en 2010; y la CUP entra por primera vez al Parlament con 3 diputados. Solidaritat Catalana per la Independència pierde sus cuatro diputados y se queda fuera del Parlament, obteniendo menos votos que Plataforma per Catalunya, que tampoco obtiene ningún escaño.

El primer dato relevante es precisamente la sorpresa por un resultado inesperado. Todos habíamos sido víctimas de la burbuja mediática que había leído la manifestación de la Diada como aval de la apuesta de Artur Mas, un tsunami capaz incluso de arrinconar el conflicto social. Ni la huelga general del 14D en Catalunya ni las manifestaciones que la precedieron y acompañaron introdujeron ningún matiz en el análisis: las elecciones sólo tenían que servir para certificar la vía independentista y el liderazgo absoluto de Artur Mas. Más que hacer autocrítica, quizás que responsables políticos, opinadores y periodistas hagamos que esto no vuelva a suceder en un país que hasta ahora había estado demasiado secuestrado por un único pensamiento.

Ciertamente la dinámica de la polarización Catalunya-España ha ayudado a los partidos que gobiernan (CiU y PP) a suavizar el lógico desgaste que implica la crisis económica pero, finalmente, el resultado no es tan diferente al otros países que han celebrado elecciones en plena crisis: los partidos de gobierno (PSC incluido, porque los ciudadanos todavía lo consideran partido de gobierno a pesar de llevar dos años en la oposición en Catalunya y un año a la oposición en España) son castigados y los partidos de oposición, los extremos, son premiados. Esta ha sido la inapelable voluntad del pueblo.

Ahora bien, ¿quién decidió avanzar las elecciones convencido de que saldría beneficiado? Artur Mas. Él, que pide ahora responsabilidad a todo el mundo, es el único responsable de haber avanzado unas elecciones en el peor de los momentos económicos y sociales por un estricto y mezquino interés partidista. El Parlament ya tenía una mayoría partidaria del derecho a decidir, más o menos como la de ahora.

Recordemos lo que decía el programa de CiU en 2010: “El pacto constitucional establecido en el marco de la transición ha llegado a su límite, especialmente después de la interpretación que ha hecho la sentencia del Tribunal Constitucional sobre el Estatut del 2006, aprobado en referéndum por la ciudadanía de Catalunya. Si no es que se  quiere asumir resignadamente el resultado, hay que cambiar la política seguida hasta ahora. El autogobierno de Catalunya se debe al derecho democrático e irrenunciable de toda nación a decidir su futuro. Sólo con el ejercicio del derecho a decidir Catalunya podrá garantizar ser una nación cohesionada; con progreso económico y social, y reconocida. Las aspiraciones de autogobierno del pueblo de Catalunya no pueden tener, pues, otro límite que la democracia. A través del ejercicio del derecho a decidir, proponemos un camino posible y real para lograr el autogobierno que Catalunya necesita y reclama. Por eso situamos, entre otras, la propuesta de un modelo de financiación propio como uno de los grandes objetivos para los años próximos”.

También era este el planteamiento de ERC en 2010: “El trabajo de lograr una mayoría social se debe hacer en paralelo a la reivindicación del Derecho a Decidir del pueblo catalán. Por eso desde el Parlament de Catalunya hemos aprobado la Ley de Consultas que ha dibujado el marco legal nos permitirá, en esta próxima legislatura, impulsar un referéndum sobre el futuro de Catalunya. Con este objetivo buscaremos el consenso político en el resto de partidos del arco parlamentario para poder lograr la mayoría política necesaria para impulsar este referéndum”.

Artur Mas pidió una “mayoría extraordinaria” para dirigir la transición nacional a partir del derecho a decidir, y la respuesta de los ciudadanos ha sido inequívoca: tiene menos apoyo que en 2010, ha perdido 12 escaños y 90.000 votos con una mayor participación. Artur Mas no ha obtenido el mandato democrático que reclamaba. Eso sí, el Parlament sigue teniendo una mayoría que defiende el derecho de los catalanes a ser consultados sobre el futuro de Catalunya y, por lo tanto, los que piensan que con el gran batacazo que ha recibido Artur Mas se ha acabado la “cuestión catalana”, se equivocan de arriba a abajo.

Pero, ciertamente, los ciudadanos no han votado sólo en favor del derecho a decidir, han votado sobre todo a favor de combatir la crisis y de defender la cohesión social y los servicios públicos del Estado del bienestar. Y los ciudadanos tienen derecho a que un gobierno fuerte, con el apoyo de una mayoría parlamentaria sólida y estable, gobierne cuatro años con el primer y principal objetivo de luchar contra la crisis y asegurar una sociedad cohesionada.

En estos momentos pocos dudan de la temeridad de Artur Mas al haber avanzado las elecciones sin prever un escenario político de mayor fragmentación y polarización. Pero ahora parece que Artur Mas está a punto de incurrir en una temeridad aún mayor: lograr la investidura sin asegurar una mayoría de gobierno amplia, sólida, estable y coherente para cuatro años. No sería la primera vez que un gran error es seguido de una sucesión de errores tanto o más importantes. Por el bien de Catalunya espero que no sea así.

Las opciones de Artur Mas son, como mínimo, tres (no desarrollo aquí posibilidades de gobierno de más amplia base o de unidad que tampoco habría que descartar): buscar una mayoría estable de gobierno con ERC para apretar el acelerador hacia la independencia, buscar una mayoría estable con el PPC para continuar una política de austeridad extrema y recortes sociales, o buscar una mayoría estable de gobierno con el PSC si es capaz de rectificar en los terrenos nacional y social, renunciando al enfrentamiento con el Estado, la división de la sociedad catalana y las recetas neoliberales.

Por responsabilidad creo que Artur Mas tiene la obligación de trabajar por una investidura que asegure la estabilidad y la coherencia de un gobierno a lo largo de cuatro años. Si no se ve con ánimo o no es capaz de hacerlo en las próximas semanas, también por responsabilidad, tendría que dejar que lo probara otro dirigente de CiU.

Llegados hasta aquí alguien me puede reprochar que no haya hablado todavía del resultado del PSC. Lo hago sin tapujos: en el contexto más adverso en el que nunca nos hayamos encontrado, el PSC ha obtenido el peor resultado de su historia y, además de intentar contribuir a la solución de los problemas que afectan a los ciudadanos y ciudadanas de Catalunya, el PSC tiene que retomar el impulso renovador del último Congreso, tiene que profundizarlo y extenderlo a todos sus ámbitos de actuación política, tiene que proseguir un proceso de debate interno y de diálogo con la sociedad para reconstruir el proyecto socialista y contribuir a la refundación de la izquierda catalana. Después hablaré algo más sobre esto.

Os propongo ahora la lectura de una selección de artículos sobre el análisis de los resultados electorales y de sus consecuencias:

En cuanto a los resultados obtenidos por el PSC y a la necesidad de reconstruir su proyecto os invito a leer los siguientes artículos:

Para contribuir al debate he preparado un modesto sitio web con materiales www.reconstruccio.cat Creo que, encabezados por Pere Navarro, y tal como él mismo afirmaba en la carta abierta a la militancia del 30 de noviembre, “hay que acelerar el proceso de renovación y cambio que iniciamos en el último congreso para reconstruir el proyecto socialista en Catalunya y convertirlo, de nuevo, en una alternativa de gobierno”. Personalmente creo que debemos retomar con toda la ambición los temas de los que ya hablamos en el debate congresual y renovar nuestras ideas, innovar nuestra forma de hacer política, abrir nuestro partido, creciendo hacia dentro y hacia fuera, y reconectar con la sociedad catalana. Tenemos mucho trabajo y debemos estar a la altura de nuestra historia, de la exigencia de nuestra militancia, de las esperanzas de nuestros electores y de las expectativas de la sociedad catalana. De nosotros depende el futuro de la socialdemocracia catalanista y federalista.

Como dice Jaume Collboni en el artículo que os he recomendado, hay que dar respuesta a la cuestión democrática planteada por el movimiento 15-M, a la cuestión nacional que se puso de relieve el 11-S y las demandas sociales expresadas el 14-N. Conviene que PSC plantee sus alternativas en estrecha relación con todos aquellos sectores que no se resignan a la impotencia de la política frente los mercados y conviene también que nuestra apuesta federal pueda enraizar en un incipiente movimiento ciudadano que en forma de manifiestos tomó la palabra antes de las elecciones desde Catalunya pero también desde el resto de España.

Precisamente sobre el debate acerca del encaje entre Catalunya y España os quiero recomendar las siguientes lecturas:

Sobre la situación política y muy especialmente la situación económica y social de España y el fracaso de las políticas desarrolladas por el gobierno del PP os recomiendo que leáis los artículos siguientes:

Sobre la deriva de la política económica europea os recomiendo que leáis los siguientes artículos:

Con debates más de fondo, os recomiendo que leáis los siguientes artículos:

Celebrando la decisión de la Asamblea General de Naciones Unidas de aceptar a Palestina como Estado observador, os recomiendo que leáis los siguientes artículos:

ZW 326 Recomendaciones de enlaces al servicio de la reflexión y la acción política y social realizada por mi amigo Antoni Gutiérrez-Rubí. Aquí encontraréis todos los ZONA WEB.

iCity Project
http://www.icityproject.com/

En el escenario actual de recortes, donde los presupuestos se reducen, la necesidad de identificar nuevas formas de colaboración en la prestación de servicios de interés público se convierte en esencial para mantener su calidad en las ciudades europeas. Por otro lado, la creciente demanda de la sociedad para abrir la información y los bienes públicos para su reutilización abre nuevas oportunidades para explorar otras maneras de ofrecer estos servicios que han sido tradicionalmente (y únicamente) prestados por las administraciones públicas.

El proyecto tiene como objetivo hacer de iCity un paso adelante en la co-creación de servicios de interés público por parte de terceros (desarrolladores, pequeñas y medianas empresas…) que están luchando por su espacio como proveedores de servicios en los espacios urbanos de ciudades inteligentes. iCity se propone desarrollar e implementar una nueva metodología que permita que estas partes interesadas puedan crear, implementar, operar y explotar servicios basados ​​en el uso de la información pública disponible, los activos digitales y las infraestructuras existentes en las ciudades.   En resumen, una nueva vía para la participación de los usuarios en la creación de servicios de interés público, más allá del concepto de Open Data, ya que ofrece un novedoso enfoque de infraestructuras abiertas donde las redes municipales de las TIC, ya desplegadas en el espacio urbano, estarán disponibles y accesibles para el público en general con el objetivo de maximizar el número de servicios de interés público desarrollados.

Podéis seguir toda la información vinculada a iCity Project en Twitter @icityproject #icityproject y Facebook.

ZW 327 Recomendaciones de enlaces al servicio de la reflexión y la acción política y social realizada por mi amigo Antoni Gutiérrez-Rubí. Aquí encontraréis todos los ZONA WEB.

Plataforma Voto-E
http://www.votoe.es

La plataforma Voto-E es un portal web 2.0 que pretende ser un polo de conocimiento que compile toda la información relevante sobre sistemas de votación electrónica, permitiendo “sentar las bases para el desarrollo eficaz y efectivo de estos sistemas tecnológicos en un corto o medio plazo de tiempo en entidades de cualquier naturaleza, de ámbito público y privado”.

Un punto de encuentro de expertos en la materia y de todas aquellas personas interesadas en el tema que quieran estar informadas sobre los avances en cuanto al voto electrónico. En el portal encontraréis: DocumentaciónPilotos de voto-e, además de un ForoNoticiasEventos

Podéis seguir toda la información vinculada al proyecto en Twitter @ProyectoVotoE #Votoe y Facebook.

Acerca de Miquel Iceta

Sóc primer secretari del PSC, president del grup socialista al Parlament de Catalunya i candidat a la Presidència de la Generalitat

Publicado el Domingo 2 diciembre 2012 en Política. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Los comentarios están cerrados.