La intervención es clara, el rescate no

Finalmente Mariano Rajoy ha explicado qué piensa hacer. Mejor dicho, ha explicado qué le obligan a hacer. Presentándolo como obligación ineludible, se pretende obviar cualquier consideración política y negar toda connotación ideológica. Lo que está claro es que los mayores sacrificios recaerán sobre los que son menos responsables de la crisis, pero no está nada claro que la espiral de austeridad y recortes sirva para salir del agujero y de la crisis y ya se empieza a especular sobre nuevos anuncios de recortes al regreso del verano. Rajoy ha anunciado sin despeinarse que hará todo lo contrario de lo que prometió en la campaña electoral, obteniendo el aplauso unánime de los suyos y confiando que un ataque de desmemoria colectiva nos impida pedirle cuentas o, sencillamente, recordar qué decía cuando estaba en la oposición (por ejemplo sobre un eventual aumento del IVA) y sus compromisos electorales. Ya nadie duda que España está intervenida, pero en cambio muchos dudamos de que hayamos sido efectivamente rescatados. Aprovecho para recordar que actualizo diariamente (o casi) mi Scoop.it y que también podéis seguir diariamente la evolución de la situación económica en el Scoop.it de David Fuentes.

Antes de entrar en los habituales capítulos de la actualización semanal de mi Diario, y para intentar huir de la sensación de desconcierto e impotencia que a menudo crea la acumulación de información, aprovecho para recordar a André Gorz, que no se conformaba con analizar el presente sino que desde el debate con corrientes existencialistas y marxistas, situó como elemento central de su pensamiento la autonomía del individuo y puso las bases de la ecología política. Os recomiendo por lo que tiene de anticipatorio su último escrito “La salida del capitalismo ya ha empezado” publicado el 17 de septiembre de 2007, días antes de su muerte. Mientras luchamos para salir de la crisis económica, no tendríamos que perder de vista los problemas de fondo del sistema capitalista y la necesidad de ofrecer alternativas.

Entrando en el capítulo dedicado a la política catalana, el debate sigue centrado en la cuestión del pacto fiscal. Al respecto os invito a leer los siguientes materiales: la conferencia de Pere Navarro en el Cercle d’Economia, los artículos “Un éxito de Artur Mas” de Lluís Bassets, “Pacto fiscal o intimidación” de Enric Company, “¿De quién son nuestros impuestos?” de Antoni Zabalza, el mío publicado en ABC “CiU y PP marean la perdiz”, la “Carta oberta als catalans” de Pere Navarro publicada en El Periódico de Catalunya, la Propuesta del Govern para el Pleno monográfico sobre el Pacto Fiscal, la Carta oberta del primer secretari del PSC als militants del partit, y las crónicas de Àngels Piñol “El PSC rechaza el concierto económico de Mas por quedar fuera del Estatuto” y de José Rico “El PSC rebutja el pacte fiscal del Govern i demana una reunió amb Mas”.

Debo decir que me sorprendió mucho el documento presentado por el Govern en la reunión. ¿No se trataba de buscar un acuerdo? ¿Qué sentido tiene, pues, presentar una propuesta que es la que CiU formula desde el año 2003, es decir, una propuesta de concierto económico? Esta propuesta sólo puede satisfacer los que ya estaban satisfechos con las conclusiones de la Comisión de Estudio de un Nuevo Modelo de Financiación basado en el Concierto Económico. Desde este punto de vista, es mucho más inteligente la propuesta de Pere Navarro en la anterior cumbre sobre el Pacto Fiscal puesto que en aquella propuesta  cabían muchas interpretaciones de lo que se puede denominar pacto fiscal, incluso la del concierto económico. Daba un generoso mandato negociador al Gobierno que es lo que conviene en estos momentos. Y podía garantizar el apoyo de una amplia mayoría parlamentaria, como mínimo tan amplia como la que hizo posible el Estatuto. Tal como están las cosas sería temerario pretender hacer una negociación sobre una nueva financiación con un apoyo más exiguo.

La propuesta del Govern se empeña en hablar de “quota de retorn” (que es la traducción catalana de “cupo”) y plantea una eventual colaboración entre la Agencia Tributaria de Cataluña y la Administración tributaria del Estado como posibilidad y no como requisito, y por eso se aleja del proyecto de Estatuto acordado el 30 de septiembre en el Parlament de Catalunya (“La Agencia Tributaria de Cataluña y la Administración tributaria del Estado colaboran y subscriben convenios y hacen uso de otros medios de colaboración que consideren pertinentes”) y todavía se aleja más del proyecto de Estatuto acordado en Ponencia y Comisión (“El Estado y la Generalitat tienen que establecer los instrumentos de coordinación o consorcio que se consideren pertinentes entre la Agencia Tributaria de Cataluña y la Administración tributaria del Estado”).

Precisamente la redacción del proyecto de Estatuto acordada en Comisión es la que permitió un Dictamen favorable del Consell Consultiu de la Generalitat (Dictamen número 269) que decía literalmente: “La actuación de la Agència Tributària de Catalunya tendrá que ser, en todo caso, en coordinación o en régimen de consorcio con la Administración Tributaria del Estado. De esta forma, el artículo 199 respeta el principio de coordinación y precisa la referencia genérica del artículo 156.2 CE al hecho de que las comunidades autónomas puedan actuar en colaboración con el Estado para la recaudación, la liquidación y la gestión de los recursos tributarios del propio Estado. El hecho de que el artículo 199 deje abierta la posibilidad de utilizar instrumentos de coordinación o, de forma muy especial, de consorcio, no plantea problemas de constitucionalidad y tendrán que ser las dos entidades implicadas las que valoren cuál de las dos técnicas permite hacer efectivos, de la mejor manera posible, el respeto a la autonomía de gestión y la eficacia general del sistema de financiación público. En este sentido, entendemos que la utilización de elementos propios de una relación consorciada evitaría de forma más segura las dudas que se pudieran presentar sobre la actuación de la Agència Tributària de Catalunya”. Subrayado y negrita son míos. Ahora lo diré a mi manera, también en subrayado y negrita: la llave de la caja debe ser compartida si queremos mantenernos en el marco constitucional y estatutario. Me atrevería a recomendar a todos los que quieran de verdad encontrar un acuerdo sobre el Pacto Fiscal a estudiar el Dictamen del Consell Consultiu sobre el proyecto de Estatuto, y a atenerse a su contenido porque es el mejor servicio que se puede hacer a Cataluña. Querer salir de los márgenes que señala es, como dicen algunos, adentrarse en una ‘dimensión desconocida’. Y no creo que a Cataluña le interesen de verdad, y menos en estos momentos, las ‘dimensiones desconocidas’.

Pero lo que más me sorprendió del documento del Govern, después de semanas en las que se iba diciendo que el objetivo era asociar al PSC a un amplio acuerdo, aunque fuera votando parcialmente una eventual resolución parlamentaria, es el siguiente redactado: “La creación de un grupo de trabajo con capacidad decisoria para hacer el seguimiento de esta negociación con el Estado, integrado por el Govern y por las fuerzas parlamentarias que manifiesten su pleno apoyo a esta propuesta de resolución”. O sea, se pide al PSC que vote la resolución aunque sea parcialmente y, al mismo tiempo, se afirma que sólo seguirán el proceso negociador las fuerzas parlamentarias que hayan dado su pleno apoyo, es decir, que lo hayan votado íntegramente. Basta con comparar con lo que decía sobre la misma cuestión la propuesta presentada por Pere Navarro: “Informar trimestralmente a los máximos responsables de los partidos representados en el Parlament de Catalunya del progreso de la negociación”. Pere Navarro quiere contar con todo el mundo mientras el Govern sólo quiere contar con los que le digan “Sí, señor”. Realmente quien ha propuesto este texto tiene muchas cosas en la cabeza, pero dudo que su prioridad sea un gran acuerdo entre las fuerzas políticas catalanas y que su voluntad sea la de mantenerse en el marco constitucional y estatutario.

Pere Navarro no tira la toalla en su esfuerzo de llegar a un gran acuerdo sobre el Pacto Fiscal y ha pedido al president Mas una reunión para intentarlo una vez más. Le deseo mucha suerte, hará falta que venza las resistencias de aquellos que son prisioneros de sus palabras y de su voluntad de abrir un camino sin regreso hacia la dimensión desconocida de la transición nacional. Confío en su capacidad negociadora y en su convicción profunda que a Cataluña hay que servirla desde la ambición nacional y social, pero también preservándola de los cantos de sirena que llevan al choque de trenes y al precipicio. La historia del catalanismo político proporciona suficientes pruebas del triste final de algunas aventuras.

Sobre el encaje entre Cataluña y el resto de España os interesarán los artículos “Decisionismo democrático” de Juan-José López Burniol, “Independentismo de oportunidad” de Kepa Aulestia y el mío que saldrá en el próximo número de la revista El Siglo “La vigencia del ideal federal”.

Sobre la gestión económica del gobierno del PP y las decisiones de la Cumbre Europea y el Eurogrupo que suponen una intervención de facto de la economía española os invito a leer los siguientes artículos:

Sobre la política y la economía europeas os invito a leer los siguientes artículos: “La crisis de la Eurozona durará 20 años” de Wolfgang Munchau, entrevista a Gikas Hardouvelis de Lluís Pellicer, “L’austeritat està soscavant la gran visió d’Europa” de Amartya Sen, “El BCE no actúa… mal vamos” de Eduardo Martínez Abascal, “Ganadores y perdedores en Europa” de Joschka Fischer, “La Europa de Ravel” de José María Ridao, “Hijos de la tragedia”, entrevista a Petros Márkaris de Enric González, “Acabar con la manga ancha” de Xavier Vidal-Folch, “Los mercados parten en Europa en dos” de Amanda Mars y “La Europa de posguerra” de Lluís Bassets.

Con reflexiones económicas de fondo os recomiendo los siguientes artículos: “Cómo pactar la austeridad” de Xavier Vidal-Folch, “La austeridad degrada la vida cotidiana” de Lluís Foix, “¿Qué crecimiento?” de Vicenç Navarro, “Fracasos colectivos” de José Ignacio Torreblanca, “Neoliberalismo a ritmo acelerado” de Miren Etxezarreta, “Deudas y futuro” de Juan Tugores Ques, “Economía social, más allá del romanticismo” de Cristina Sen, “Luces y sombras de un mundo sin euro” de Manel Pérez y “Más allá de la liquidez” de Joan Subirats.

Sobre cuestiones internacionales en el ámbito mediterráneo os invito a leer los artículos “Un nuevo escenario en la cuenca mediterránea” de Jean-Marie Colombani, “Islamistas reunidos” de Sami Naïr y “Siria: ¿qué le deparará el futuro?” de Fawaz A. Gerges.

Con debates de fondo os invito a leer los artículos “Defensa de lo obvio” de Xavier Antich, “Alemania apuesta por la energía eólica como estrategia de futuro” de Rafael Poch, “Elogi de les microrevolucions” de Ma Dolors Renau i Manén, “Capitalisme i democràcia” de Marçal Sintes, “Los partidos, ¿el núcleo de todo esto?” de José Antonio Gómez Yáñez, “Fukushima económico” de Jordi Ortega y “(Re)generación” de Àngel Castiñeira y Josep M. Lozano.

En recuerdo de los Juegos Olímpicos del ’92 y del mérito de Pasqual Maragall os recomiendo el artículo de Ernest Folch “L’estiu de la nostra vida”. Y enlazando con esto el libro de Albert Soler “Inteligencia deportiva”, editado por Plataforma editorial, presentado en Can Barça en presencia de Sandro Rosell y Maite Fandos, y en el que Albert Soler planteó la iniciativa ciudadana para bautizar el aeropuerto de Barcelona-El Prat con el nombre de Pasqual Maragall, tal como recoge la crónica de Xabier Barrena en El Periódico de Catalunya “Una iniciativa ciudadana promourà que l’aeroport del Prat porti el nom de Pasqual Maragall”.

Y acabo con dos noticias que tienen un interesante punto de conexión. La primera es el 125 aniversario de Corto Maltés, en noticia de Jordi Canyissà, y la otra es la concesión del Premi Nacional de Cultura 2012 de cómic a Carme Solé Vendrell. De hecho, como podéis comprobar en su sitio web, Carme es ilustradora, pero se ve que la categoría “cómic” acoge la ilustración en sentido amplio. Aquí debajo os facilito una pequeña muestra.

ZW 310 Recomendaciones de enlaces al servicio de la reflexión y la acción política y social realizada por mi amigo Antoni Gutiérrez-Rubí. Aquí encontraréis todos los ZONA WEB.

http://favmonster.com/

Favmonster es un proyecto español independiente que busca cambiar la manera en que descubrimos nuevas webs en Internet. Favmonster ha sido diseñado para obtener un auténtico provecho de nuestras redes sociales y usarlas para descubrir cientos de webs interesantes, compartidas por cualquiera que encuentra algo interesante en la red. Su objetivo es que podamos recordar esas páginas web y, también, descubrirlas a partir de lo que comparten otros usuarios y usuarias, de manera visual y sencilla.

Favmonster resultaría algo parecido a los “favoritos” o “marcadores” del navegador web pero funciona online, con lo que todo aquello que se guarde está disponible siempre, desde cualquier dispositivo u ordenador con conexión a Internet. Permite clasificar las páginas guardadas por temas y palabras claves, y los enlaces se guardan junto a una imagen de lo que hay “al otro lado” del enlace, no solo como texto, lo que facilita su posterior localización a simple vista.

Para su funcionamiento requiere la instalación de un plug-in (un pequeño programa) que se instala en el navegador web. Aquí tenéis un vídeo de presentación. Podéis seguir la información asociada en Twitter: @favmonster


Acerca de Miquel Iceta

Sóc primer secretari del PSC, president del grup socialista al Parlament de Catalunya i candidat a la Presidència de la Generalitat

Publicado el Domingo 15 julio 2012 en Política. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Los comentarios están cerrados.