Reflexión federal

Vivimos tiempos convulsos, con una economía desbocada que pone en peligro las conquistas sociales y la propia idea de progreso, con una política incapaz de embridar los mercados, de depurar responsabilidades y de actuar con la unidad exigible en un momento tan difícil. Todo ello hace difícil encontrar un hilo conductor en las opiniones e informaciones que se acumulan incrementando la sensación de desconcierto. Mi diario no puede ser ajeno a esta situación. Para intentar poner orden empiezo hoy con una selección de catorce artículos que me han interesado mucho sobre una amplia variedad de temas, en los que se mezclan consideraciones políticas, económicas y éticas muy relevantes. Y después seguiré con la ordenación habitual.

Os recomiendo especialmente, pues, que leáis: “Too much faith in markets denies us the good life” de Robert y Edward Skidelsky, “La globalització asimètrica” de Joan Majó, “Roosevelt sí que ho va aconseguir” de Joan Manel Perdigó, “Ética en tiempos de crisis” de Adela Cortina, “El dogma económico neoliberal” de Vicenç Navarro, “La socialdemocracia ante la crisis. Los límites de la izquierda” de Manel Manchón, “Capitalismo: desafíos a la democracia” de Nicolás Sartorius, “Llibertat i mercats: un conflicte ètic” de Joan Manuel del Pozo, “Entrevista a Mark Leonard” de Josep Maria Martí Font, “Utoya: portrait d’une génération traumatisée” de Olivier Truc, “Los nazis griegos, un alarmante síntoma” de Lluís Foix, “El círculo de la impunidad” de Josep Ramoneda, “Entrevista a Paul Krugman” de Xavier Sala-i-Martín y “És la política, i no sols l’economia!” de Borja de Riquer.

Antes de entrar en las cuestiones relativas a la política catalana, os invito a leer la reseña del Ecodiari del acto de presentación del libro de Cristina Narbona y Jordi Ortega “La energía después de Fukushima”, en el que también  participamos el filósofo Manuel Cruz y yo, y que tuvo lugar el pasado lunes.

En la política catalana, esta semana ha destacado el debate parlamentario sobre el ajuste económico de 1.500 millones de euros. Hay un interés especial y perverso en presentar la política económica desarrollada por los gobiernos de CiU y PP como la única posible. Para demostrar que esto no es así basta con leer los discursos de Rocío Martínez-Sampere y Ernest Maragall, así como la propuesta de resolución presentada por el Grupo Socialista.

En Cataluña, el mantra “no hay alternativa” tiene como mágico complemento el “pacto fiscal en la línea del concierto económico” como solución a todos los males. A finales de mes el Parlament de Catalunya tendrá que pronunciarse sobre la cuestión y en la próxima semana se celebrará una nueva cumbre de líderes para, en teoría, aproximar posiciones. Digo “en teoría” porque la posición de CiU al respecto es la misma desde hace nueve años (Bases per a un nou Estatut nacional de Catalunya, abril 2003) y no se ha movido un milímetro. Pere Navarro, en un esfuerzo por acercar posiciones presentó en la anterior cumbre de líderes una propuesta de BASES PARA UN AMPLIO ACUERDO POR EL PACTO FISCAL que contemplaba 6 puntos para un modelo singular y bilateral de financiación: 1. El protagonismo de la Generalitat en la gestión, recaudación, liquidación e inspección de todos los tributos soportados en Cataluña. 2. La máxima capacidad normativa de la Generalitat sobre todos los tributos en el marco de la normativa española y europea. 3. La atribución a la Generalitat de todos los rendimientos tributarios, salvo los que corresponden a la Administración Central para financiar los servicios que presta y hacer efectivos los mecanismos de solidaridad que se acuerden. 4. La aportación catalana a los mecanismos de nivelación solidaria en ningún caso no podrá alterar la posición relativa de Cataluña en el ranking de las Comunidades Autónomas después de aplicar estos mecanismos, respetando de forma escrupulosa el principio de ordinalidad. 5. La equiparación progresiva de resultados en términos cuantitativos de todos los sistemas de financiación vigentes en el Estado. 6. El establecimiento de los adecuados mecanismos de coordinación tributaria para luchar contra el fraude fiscal, asegurar la máxima eficiencia y eficacia del sistema y simplificar los trámites de ciudadanos y empresas. Lamentablemente parece que para algunos sea prioritario asegurar un choque de trenes y situar las relaciones entre Cataluña y el resto de España en un callejón sin salida, en vez de negociar una propuesta ambiciosa pero factible. Todo dependerá de la decisión de CiU al respecto.

Sobre el pacto fiscal os invito a leer los siguientes artículos: “Quiero y no puedo” de Josep Ramoneda, “La izquierda y el pacto fiscal en Cataluña” de Rocío Martínez-Sampere, “Pacte fiscal: l’hora de la veritat (1)” de Toni Comín y David Elvira, “Pacte fiscal: l’hora de la veritat (i 2)” de Toni Comín y David Elvira y “El modelo vasco y Cataluña” de José Antonio Zarzalejos. Eso sí, mientras CiU sigue dando siempre lecciones a todo el mundo sobre cómo se defienden mejor los intereses de Cataluña, votó en el Congreso de los Diputados la Ley de Estabilidad Presupuestaria que, según el Consejo de Garantías Estatutarias, vulnera la autonomía financiera de la Generalitat. Vedlo en “El Consejo de Garantías ve ilegal la Ley de Estabilidad que votó CiU” en El País.

También os pueden interesar los artículos “Convergència y el PP ponen límites a la investigación de las cajas en el Parlament” de Miquel Noguer, “El fiscal pide que CDC devuelva parte del dinero desviado en el Palau” de Jesús García y “Un año y todo igual” de Jordi Martí, haciendo el balance del primer año de gobierno de CiU en la ciudad de Barcelona.

Existe un consenso generalizado en pedir a los partidos que tengan una vida interna democrática en la que se puedan expresar las diversas opiniones respecto de los grandes temas y donde se produzca un debate enriquecedor. A veces, sin embargo, cuando se producen este tipo de debates internos, los mismos que los reclamaban desde fuera dicen que el debate es muestra de división y desorden. Es el riesgo del permanente debate del PSC sobre los mejores caminos para aumentar el autogobierno y la financiación de Cataluña y para perfeccionar su encaje con el resto de España. Pero no podemos renunciar al debate ni dejar que nos lo hagan desde fuera, y menos desde las posiciones intolerantes de los que ya han decidido entre buenos y malos o de los que quieren imponer de forma sectaria y dogmática sus propias opiniones. Os invito a leer cinco artículos al respecto: “PSC y PSOE, vidas paralelas” de Joaquim Coll, mi intervención en la clausura del seminario ‘Autogovern, federalisme i dret a decidir. Els casos d’Escòcia i el Quebec’ organizado por la Fundació Rafael Campalans, “Plantar cara al sobiranisme” de Joaquim Coll, “Nosaltres, els federats” de Ferran Pedret y “Federals i dret a decidir” de Jordi Font.

Coincido plenamente con el primer secretario del PSC, Pere Navarro, en reivindicar el ideal federal del PSC. Un ideal que ha encontrado soluciones muy diversas a realidades diferentes como la de Alemania o el Canadá. Aprovecho para recordar mi defensa del ideal federal en 2004 en este artículo publicado en El País “¿Es el federalismo cosa de ingenuos?”. También reiteré mi compromiso con el ideal federal en el Seminario organizado por la Fundació Rafael Campalans el pasado día 29 de junio afirmando de forma rotunda: “No renunciamos a defender nuestro ideal federal por cuatro razones fundamentales: 1. Porque creemos que es el que mejor se ajusta a un mundo de soberanías compartidas e interdependencias. 2. Porque evita el choque de identidades y la fractura de la sociedad en función de los diversos grados de autoidentificación nacional. 3. Porque es coherente con nuestros valores de fraternidad, solidaridad e internacionalismo. 4. Porque tiene como instrumentos privilegiados la acción política democrática, la negociación y el pacto”. Ciertamente el federalismo topa con dificultades y resistencias. Y no es menor el terremoto causado por la Sentencia del Tribunal Constitucional sobre el Estatuto de Autonomía de Cataluña; un terremoto al que todavía no hemos proporcionado una respuesta rotunda. Pero tampoco esta sentencia no nos tendría que hacer abdicar de nuestro ideal federal. Así lo defendí en el artículo “Tras la sentencia, federalismo”.

Creo que las dificultades no nos tienen que hacer abandonar los ideales. El ideal socialista también topa con la realidad. Incluso el ideal democrático aparece hoy brutalmente cuestionado por los “mercados”. Y esto no nos hace abandonar la lucha por nuestros ideales democráticos y socialistas. Ahora bien: no nos podemos permitir cerrar los ojos ante las dificultades ni ante la realidad. Los ideales tienen que guiar el pensamiento y la acción, pero no deben ser excusas para esquivar la reflexión y la propuesta. Y es en este terreno en el que hay que inscribir todo debate de futuro. Sin rehuir ninguna cuestión, pero haciéndolo con rigor, evitando simplificaciones y estigmatizaciones, recordando que, en aplicación del principio de responsabilidad, la política no tendría que crear problemas aún mayores que los que pretende resolver. Y que según qué soluciones se proponen o se pretenden imponer pueden producir una profunda fractura social que, entre otras cosas, supondría el surgimiento de minorías nacionales enfrentadas. Tampoco sería responsable levantar falsas expectativas que, al fin y al cabo, pueden generar importantes frustraciones. Y es evidente que ni falsas expectativas ni frustraciones son bases sólidas para construir el futuro. Ante el choque entre nacionalismos se levanta el ideal federal. Un ideal que a menudo hay que defender a contracorriente, como tantas cosas que valen la pena.

Entrando en el capítulo dedicado a la política española os invito a leer los siguientes artículos: “El error Posada y la mezquindad de la derecha” de Gregorio Peces Barba, “Muchas dudas y quejas en el primer día de copago farmacéutico” de María R. Sahuquillo, “Abuso de poder”, editorial de El País sobre el escandaloso abuso de poder protagonizado por la Ministra de Trabajo, ‘Báñezgate’ de Fernando Vallespín, “Los sondeos dan al PNV una victoria mínima que convierte al PSE en clave” de Juan Mari Gastaca y “Estado de excepción parlamentario” de Javier Pérez Royo.

Pero, como es habitual, son los temas económicos los que centran la política española. Y como siempre os recomiendo que sigáis diariamente el Scoop.it de David Fuentes, “La setmana econòmica” de la secretaría de Economía del PSC y el nuevo blog de debate “Economia i Progrés”.

Esta semana destaco los siguientes artículos:

Sobre el debate político y económico europeo os recomiendo los siguientes artículos:

Sobre cuestiones internacionales os recomiendo los siguientes artículos: “La hora de Palestina” de Ferran Pedret, “Más allá del PRI” editorial de El País, “México: democracia en construcción” de Enrique Krauze, “El crisol egipcio” de Javier Solana, “Orgullosos de nuestra fuerza” de Tzvetan Todorov y “Los escollos de Siria” de Henry A. Kissinger.

Con interesantes temas a debate os recomiendo los artículos: “¿Dogmas de la tarifa eléctrica o el disparate de la subasta? Tax goods, not bads!” de Jordi Ortega, “Renovables: el gran apagón” de Antonio Cerrillo, “El peligroso oficio de hacer profecías” de J. Bradford DeLong, “La construcción social de la estupidez” de Daniel Innerarity, “Perdonen, les he defraudado” de Xavier Vidal-Folch y “Marionetas tontas” de Joaquín Estefanía.

ZW 309 Recomendaciones de enlaces al servicio de la reflexión y la acción política y social realizada por mi amigo Antoni Gutiérrez-Rubí.

Una nueva selección de decálogos (en algunos casos se propone una docena) sobre  temas diversos que espero que os resulten interesantes:

Sobre comunicación y periodismo:
10 tips para ser un buen comunicador (Vab-consulting)
10 principios del ‘periodismo abierto’ de The Guardian (@cdperiodismo)

Sobre redes sociales:
10 consejos para mejorar tu influencia en Twitter (@Twittboy)
Una docena de ejemplos para desmitificar el ‘poder de las redes sociales’ (@Maripuchi en ‘Una docena de…’)
Una docena de sitios donde emitir tus eventos en videostreaming (José Luis Salgado)

Sobre campañas electorales:
10 mitos que complican las campañas electorales (@danieleskibel)

Otros de interés:
10 frases célebres de Albert Einstein (Infografía, vía Sophia Blasco)
10 acrónimos usados en Internet que deberías conocer (@muyinteresante)

Y como siempre, enlazo otros Zona Web con distintas selecciones: Decálogos I, Decálogos II, Decálogos III, Decálogos IV, Decálogos V, Decálogos VI, Decálogos VII, Decálogos VIII y Decálogos IX.

Acerca de Miquel Iceta

Sóc primer secretari del PSC, president del grup socialista al Parlament de Catalunya i candidat a la Presidència de la Generalitat

Publicado el Domingo 8 julio 2012 en Política. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Los comentarios están cerrados.