Primarias abiertas

Hoy La Vanguardia me publica el artículo que encontraréis transcrito a continuación.

PRIMARIAS ABIERTAS

Cuando a finales de mayo formulé mi decálogo de propuestas para la renovación del PSC, recogí el compromiso de elegir al futuro candidato socialista a la Presidencia de la Generalitat a través de un proceso de elecciones primarias. Semanas más tarde, precisé la propuesta: se trataba de ir más allá de lo que establecen nuestros estatutos, abriendo la participación en las primarias a todos los ciudadanos y ciudadanas progresistas que lo deseen.

¿Por qué introducir este cambio? La respuesta es sencilla: porque nuestro sistema político y el propio funcionamiento de instituciones y partidos requiere de una revisión general para revitalizar nuestra democracia y recuperar una política estrechamente ligada a la ciudadanía. El malestar ciudadano que se proyecta sobre la política va más allá del movimiento 15-M. La política puede y debe encontrar fórmulas para renovar su compromiso con la democracia y la participación. La relevancia de la propuesta fue destacada en un reciente editorial de La Vanguardia.

Las primarias abiertas organizadas por el Partido Socialista francés han sido un rotundo éxito, con una participación muy por encima de la esperada. Y cabe destacar también un ejemplar proceso, limpio y transparente, que demuestra que la política puede volver a interesar a la ciudadanía siempre y cuando haya ideas y personalidades capaces de enriquecer el debate público.

Las primarias abiertas a la ciudadanía dan un golpe mortal a la endogamia y a las lógicas burocráticas en las que las organizaciones políticas suelen caer a menudo. Son capaces de romper prejuicios, permiten reconectar a los candidatos y a los partidos con la ciudadanía, y obligan a quienes aspiran a liderar un proyecto político a sacar lo mejor de sí mismos. Las primarias dan opción a diferenciar entre quien dirige un partido y quien lidera el proyecto político que ese partido presenta a la sociedad. Pero no veo nada malo en ello, la mayor legitimidad democrática del líder reside precisamente en su elección ciudadana. Al partido corresponde definir su propuesta política pero en nuestras democracias el compromiso del líder con respecto a la ciudadanía le da un mayor margen de libertad que aún sin primarias reconocemos.

Las primarias abiertas obligan a hablar de los problemas de la gente y menos de los problemas del partido o de los problemas entre los partidos. Constituyen por ello una formidable palanca para la renovación en base a contenidos y propuestas, permiten tomar la iniciativa política, obtener una importante cuota mediática, contribuyen a marcar la agenda y acabarán por poner en evidencia a organizaciones escasamente democráticas. Ciertamente no son un ungüento mágico que todo lo cura, pero son un tratamiento de choque eficaz para una política necesitada de oxígeno y que parecía perder de formar irremisible su conexión con la realidad. La renovación del PSC que defiendo parte también de esta premisa.

Acerca de Miquel Iceta

Sóc primer secretari del PSC, president del grup socialista al Parlament de Catalunya i candidat a la Presidència de la Generalitat

Publicado el Lunes 17 octubre 2011 en Política. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Los comentarios están cerrados.