Una gran manifestación por la dignidad de Catalunya

El viernes el tribunal constitucional (a partir de ahora me referiré así, en minúsculas, a este tribunal constitucional) comunicó oficialmente la sentencia sobre el recurso presentado por el Partido Popular contra el Estatuto de Autonomía de Catalunya. Aquí podéis acceder a la sentencia.

Sobre el contenido de la sentencia os recomiendo que leáis el artículo de Josep Maria Brunet en La Vanguardia “Un fallo lleno de prejuicios y castillos en el aire”, el editorial de El País “Mediocre sentencia” y el artículo del director de Público Jesús Maraña “Un riesgo para el ‘género’ ciudadanía española”. Desde una perspectiva más jurídica podéis leer los artículos de Enoch Albertí “La sentencia y sus circunstancias”, Javier Pérez Royo “Un mal precedente”, José Antonio Montilla “Un Estatuto constitucional” y Joan Vintró “Un paso atrás”.

Con valoraciones de la sentencia desde el área socialista os recomiendo que leáis la entrevista que me hizo Gemma Aguilera en El Temps, el artículo que me pidió la revista de la Fundació Rafael Campalans y el editorial que publicará esta revista en su número de este mes de julio.

De los muchos artículos publicados sobre esta cuestión os recomiendo once: el de Salvador Giner, Josep Maria Bricall, Antoni Serra, Josep M. Castellet, Jordi Nadal y Josep Maria Vallès “Tras la sentencia y desde Cataluña”, Lluís Bassets “De derrota en derrota…”, Antoni Puigverd “La casa sin barrer”, Miquel Roca “Aliviados y agraviados”, Joan Majó “Cuatro años para cuatro artículos”, José Andrés Torres Mora “La UCD, Alderaan y el Estatut”, Vicenç Navarro “El presidente Montilla y el gobierno catalán llevan razón”, Esther Vera “El guirigay”, Josep Maria Fradera “La casa de muñecas”, Joan Tapia “Més enllà del ‘Diguem no'” y Carles Navales “Sort, president Montilla!”.

Sobre los preparativos de la manifestación celebrada ayer os invito a leer el editorial de El Periódico de Catalunya “Una nació, una bandera“, los artículos de Ferran Espada “La decisió dels catalans”, Joaquim Coll “Jo no aniré a la manifestació” y Raimon Obiols “La bona política és la que uneix” y que visitéis la página web del manifiesto “Unitat per Catalunya“. Aquí debajo encontraréis el cartel del president Montilla “Segueixo creient en l’Estatut”.

La manifestación celebrada ayer fue un éxito rotundo. Antes de entrar a comentar mi punto de vista al respecto, os invito a leer los artículos de Josep Ramoneda “La hora de la política”, Antoni Puigverd “No escribiré el artículo más triste”, Joan Subirats “La sentencia frustra el pacto que Catalunya ofrecía a España”, Manuel Rico, subdirector de Público, “Escolta, Espanya”, y los editoriales de El País “Soberanismo en la calle“, La Vanguardia “La corriente principal” y El Periódico de Catalunya “Una gran marxa que planteja un gran repte“.

Como decía, la manifestación ha sido un éxito rotundo y me alegro mucho de que haya sido así. Encuentro muy absurda la polémica en torno a la cifra de manifestantes y ridículo cualquier intento de magnificar algún incidente aislado. La manifestación ha sido, lo repito, un éxito rotundo. Los que minimizaban el efecto de la sentencia sobre los ciudadanos y ciudadanas de Cataluña habrán visto hasta qué punto estaban equivocados. Esta sentencia ha sido recibida como una bofetada, tanto por quienes defendimos el Estatuto, como para los que creían que era muy poca cosa y para muchos que mostraban indiferencia. Y como han quedado en evidencia la responsabilidad tanto del tribunal como la del PP, espero que CiU abandone definitivamente la perspectiva de volver a pactar con el PP. Sin querer establecer un concurso sobre quien estaba más indignado por la sentencia, quiero subrayar la indignación de los federalistas a los que este tribunal constitucional ha decidido privarnos de algunos argumentos. Pero que no se haga ilusiones el tribunal, nuestras convicciones son firmes y no será un tribunal desprestigiado y sin visión de Estado quien nos haga renunciar a nuestros ideales, aunque nos haya puesto más difícil defenderlos a partir de ahora.

Sin querer tampoco entrar en una competición sobre los méritos del éxito, que corresponde sobre todo a quienes han querido participar y a los organizadores, quiero subrayar el acierto del president Montilla y su tenacidad en defender la presencia de las instituciones y de nuestra bandera al frente de la manifestación. Ciertamente la manifestación ha tenido marcados acentos independentistas, pero se equivocarían mucho, en Cataluña y fuera de ella, quienes pensaran que ha sido sólo la expresión de independentistas. Ha sido eso y mucho más que eso. Y, en mi opinión, es muy bueno que haya sido así. Entre otras cosas porque se hace más difícil el intento de despreciar el rotundo mensaje que incorpora. Tampoco seríamos justos si no reconociéramos la contribución al éxito de la manifestación del propio tribunal constitucional al hacer pública la sentencia precisamente el día antes.

Ahora viene lo más difícil, dar continuidad y contenido concreto a la exigencia de la manifestación. Y al respecto no podemos engañarnos, esta manifestación que muchos nos hemos afanado en presentar como unitaria, no lo sido ni mucho menos como la de 1977. Entonces se trataba de exigir la aprobación del Estatut, ayer el motivo que nos reunía era el rechazo de una sentencia y la exigencia de respeto, pero las propuestas concretas que se expresaban eran muy diferentes, legítimas todas ellas, pero difíciles de compatibilizar. Independentistas, soberanistas, defensores del derecho a decidir, federalistas, autonomistas, y personas que sin necesidad de una idea clara sobre qué hay que hacer pero que se han sido sentidos despreciadas por una sentencia, que han visto pisada la dignidad del país que aman. Pocos gritos y pancartas en favor del Estatut, digámoslo todo. Sólo dos formaciones políticas lo defendían ayer explícitamente (y me disculpo si había alguna más que no supe ver): Iniciativa per Catalunya Verds-Esquerra Unida i Alternativa y el PSC. Otros partidos defendiendo sin embudos la independencia: ERC, las CUP y la gente de Reagrupament. Y la gente de CiU que vi que, cuando gritaba, lo hacía mayoritariamente en favor de la independencia. También es cierto que la mayoría de gente que fue a la manifestación probablemente no gritaba, o lo hacía en pocas ocasiones. Y que también había banderas sin acento, en abierto contraste con las numerosas banderas con la estrella independentista. Espero que nadie vea censura en estas palabras, porque no la hay. Lo que intento es describir la dificultad de establecer un mínimo común denominador que vaya más allá de la disconformidad con la sentencia de todos los que se manifestaron ayer por el Paseo de Gracia. Ésta es la tarea que corresponde ahora a partidos e instituciones. Una tarea que, nos guste o no, está fuertemente condicionada por una dinámica electoral, con las elecciones al Parlament a celebrar en otoño.

Demasiado a menudo todos hemos cometido errores cuando nos hemos dejado llevar por las prisas, las falsas unidades o el partidismo. A veces nos ha movido sólo el interés de poner una trampa a los adversarios más que sumar esfuerzos. La respuesta política que hay que articular a partir de esta desgraciada sentencia va mucho más allá de una manifestación o de una resolución parlamentaria puntual. Estamos hablando de fijar un horizonte nacional para los próximos años, fijando los objetivos pendientes. Para los Socialistas de Catalunya se trata de rehacer el pacto estatutario, fortalecer el pacto constitucional y emprender con decisión la vía federal. Y no perder nunca de vista los riesgos de fractura interna, que también existen y que algunos querrán explotar. Somos conscientes, sin embargo, que nuestro proyecto no es compartido por otros que, legítimamente -reitero-, se han fijado otros hitos. Y que esta visión requiere también de complicidades más allá del Ebro, unas complicidades que a veces no se producen o no son lo bastante consecuentes. Pero también hay que recordar que sin el PSOE dirigido por Zapatero no tendríamos el Estatut que votaron los catalanes, ni la financiación que acordó Antoni Castells con Elena Salgado o resoluciones en defensa del modelo lingüístico catalán como la que aprobó el 37º Congreso Federal del PSOE celebrado en julio del 2008.

Realmente veo muy difícil que el necesario acuerdo de fondo se produzca antes de las elecciones. Será precisamente el proceso electoral el marco natural del debate y será a partir del resultado electoral, una vez escuchada la voz de la ciudadanía, cuando habrá que establecer las complicidades necesarias para avanzar. Eso no impide, sin embargo, que los próximos días trabajemos para encontrar puntos de coincidencia. El trabajo empieza ahora. Y tampoco tenemos que olvidar las muchas cosas que nos unen: la defensa y promoción de nuestra identidad nacional, de nuestro autogobierno, de una financiación justa, de nuestra lengua y nuestra cultura, de nuestro derecho civil, de nuestros símbolos nacionales, de la voluntad de ser un solo pueblo, de ser respetados. Y por eso vale la pena también seguir trabajando por la unidad y hacerla evidente en los próximos debates parlamentarios.

Para acabar con cuestiones relativas a la política catalana os recomiendo que leáis la entrevista a Joaquim Nadal que le hace Francesc Arroyo en El País sobre infraestructuras, la noticia de que hoy la red de metro llega a los 100 kilómetros con la prolongación de la Línea 2 hasta el centro de Badalona y la inauguración de la estación Badalona-Pompeu Fabra, y el artículo de Joan Subirats “De los hechos a las palabras”.

Sobre política española os destaco el editorial de El País “Juego antidemocrático“, en el que se denuncia la actitud de dirigentes del PP que pretenden no aplicar leyes recientemente aprobadas como la de la interrupción voluntaria del embarazo, y el análisis de Gonzalo López Alba “Punto y aparte” sobre el próximo Debate sobre el estado de la nación.

Sobre la situación económica os recomiendo el artículo de Angel Laborda “Un saneamiento desigual e incompleto” y la entrevista a Cándido Méndez que le hacen B. Carreño y F. Saiz en Público.

Sobre debates abiertos en materia de orientación de la política económica os recomiendo los artículos de Antonio Durán-Sindreu Buxadé “Valores y fiscalidad”, Vicenç Navarro “Las políticas fiscales neoliberales” y “Qué debería hacerse para salir de la crisis y qué no se hace“, y Paul Krugman “Los mitos de la austeridad”.

Sobre política europea os recomiendo la entrevista a Guy Verhofstadt que le hace Lluís Amiguet en La Vanguardia.

Y para acabar, con debates relativos a la necesidad de renovar la política, os recomiendo los artículos de Antoni Gutiérrez-Rubí “La política mòbil”, Gemma Lienas “Estado laico ya” y Emma Riverola “El desprecio de los ciudadanos”.

ZW 222 Recomendaciones de enlaces al servicio de la reflexión y la acción política y social realizada por mi amigo Antoni Gutiérrez-Rubí.

http://hope140.org/

Hope140 es el nombre de la nueva herramienta creada por Twitter para difundir la labor de las ONG. A través de su utilización, se pueden dar a conocer las distintas acciones y campañas que impulsan estas organizaciones que, en forma de mensajes cortos, se difunden rápidamente por la red. Twitter pretende contribuir con esta idea a potenciar el uso de las redes sociales para provocar cambios en la sociedad. Como ejemplo, tres de las campañas que cuentan con el apoyo de Hope140: la reconstrucción de Haití, la lucha contra la malaria y la protección del medio ambiente, a partir del impulso a la recaudación de fondos para el buscador Bing, que están destinados a tres ONG que se dedican a este tema.

En el caso de Haití se facilita una lista de tweeters, incluidas instituciones diversas, se pueden leer los últimos tweets con información asociada o contactar con las organizaciones que están recolectando dinero para apoyar esta causa. Información en tiempo real y recursos para la acción. También se puede consultar el apartado Case room (caso de estudio) para ver cómo una organización determinada ha usado Twitter con éxito. El ejemplo: Roomtoread.

ZV (Zona Vídeo). Lingus TV es una televisión IP nacida en 2008, con el objetivo de enseñar y difundir la lengua y la cultura españolas. Desde su creación ha emitido más de un millón de episodios, con visitas procedentes de más de 150 países.

Anuncios

Acerca de Miquel Iceta

Sóc primer secretari del PSC, president del grup socialista al Parlament de Catalunya i candidat a la Presidència de la Generalitat

Publicado el Domingo 11 julio 2010 en Política. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Los comentarios están cerrados.