La hora de la verdad

Hoy no hay ninguna duda sobre cuál es la cuestión que tengo que abordar y, por lo tanto, empiezo por aquí. Sin olvidar que soy el portavoz del PSC y que toda decisión sobre lo que harán los cargos electos del PSC en cualquier institución depende únicamente y exclusivamente de lo que acuerde la Comisión Ejecutiva del partido. No puedo avanzar, por lo tanto, deliberaciones y decisiones que no se han producido y sobre las que, lógicamente, tiene una importancia determinante la orientación e informaciones que proporcione el Primer Secretario del PSC, José Montilla que en éste momentos es, además, y por encima de todo, Presidente de la Generalitat.

Sin embargo, esperando el debate y las decisiones que pueda tomar mañana la Comisión Ejecutiva del PSC al respecto, considero obligado comentar cómo veo la cuestión de la negociación del nuevo sistema de financiación. Y empiezo por decir que coincido punto por punto, palabra por palabra, con el editorial de hoy de La Vanguardia, lectura obligada aquí y en Madrid. Es del todo imprescindible culminar con éxito una negociación que se ha alargado más allá de lo necesario y conveniente. No habría que tener que recordar que el Estatuto de Cataluña entró en vigor el 9 de agosto de 2006, es decir, hace más de dos años y cuatro meses, que es una ley vigente, negociada entre el Parlament de Cataluña y el Congreso de los Diputados, aprobada por las Cortes Generales y refrendada de forma mayoritaria por los ciudadanos y ciudadanas de Cataluña. Sobre las razones de Cataluña que hay que atender escribí un artículo en El País el pasado mes de agosto que continúa plenamente vigente. Tampoco está de más recordar que la necesidad de una revisión en profundidad del sistema de financiación tiene también sus orígenes en la falta de cláusulas de revisión del sistema vigente acordado por Artur Mas y el gobierno del PP el año 2001, un sistema que, por cierto, supuso un incremento de recursos de la Generalitat en su primer año de aplicación de 254 millones de euros.

Estamos reclamando un nuevo sistema porque así lo establece el Estatuto. Porque lo necesitan los ciudadanos y las ciudadanas de Cataluña, porque lo necesita la Generalitat para desplegar sus políticas, en particular los servicios públicos de salud, sanidad, servicios sociales y atención a la dependencia. Nuestra población y nuestras necesidades han crecido mucho los últimos años. Y, como he dicho en otras ocasiones, si se quiere que Cataluña siga haciendo de locomotora, se le tiene que proporcionar carbón. El esfuerzo de solidaridad no se puede girar en contra de quien lo practica y éste es el riesgo que corremos si no se produce un replanteamiento serio del sistema. Y, obviamente, también se está discutiendo de dinero. Ciertamente en una situación de crisis los márgenes son más estrechos, pero es también cierto que el compromiso del gobierno Zapatero de proteger a los más débiles, de no retroceder en las políticas sociales, pasa también por mejorar las perspectivas financieras de las Comunidades Autónomas que ven cómo sus ingresos crecen mucho menos que sus gastos, y que tienen limitada su capacidad de endeudamiento por la vigencia del pacto de estabilidad presupuestaria.

No está de más recordar lo que dice el Estatuto al respecto de la financiación, especialmente su artículo 206 que realmente vale la pena leer íntegramente porque es suficientemente claro.

ARTÍCULO 206. PARTICIPACIÓN EN EL RENDIMIENTO DE LOS TRIBUTOS ESTATALES Y MECANISMOS DE NIVELACIÓN Y SOLIDARIDAD
1. El nivel de recursos financieros de que disponga la Generalitat para financiar sus servicios y competencias se basará en criterios de necesidades de gasto y teniendo en cuenta su capacidad fiscal, entre otros criterios. A estos efectos, los recursos de la Generalitat, entre otros, serán los derivados de sus ingresos tributarios, ajustados en más o menos por su participación en los mecanismos de nivelación y solidaridad.
2. La Generalitat participará en el rendimiento de los tributos estatales cedidos. El porcentaje de participación se establecerá teniendo en cuenta sus servicios y competencias.
3. Los recursos financieros de que disponga la Generalitat podrán ajustarse para que el sistema estatal de financiación disponga de recursos suficientes para garantizar la nivelación y solidaridad a las demás Comunidades Autónomas, con el fin de que los servicios de educación, sanidad y otros servicios sociales esenciales del Estado del bienestar prestados por los diferentes gobiernos autonómicos puedan alcanzar niveles similares en el conjunto del Estado, siempre y cuando lleven a cabo un esfuerzo fiscal también similar. En la misma forma y si procede, la Generalitat recibirá recursos de los mecanismos de nivelación y solidaridad. Los citados niveles serán fijados por el Estado.
4. La determinación de los mecanismos de nivelación y solidaridad se realizará de acuerdo con el principio de transparencia y su resultado se evaluará quinquenalmente.
5. El Estado garantizará que la aplicación de los mecanismos de nivelación no altere en ningún caso la posición de Cataluña en la ordenación de rentas per cápita entre las Comunidades Autónomas antes de la nivelación.
6. Debe tenerse en cuenta, como variable básica para determinar las necesidades de gasto a que se refiere el apartado 1, la población, rectificada por los costes diferenciales y por variables demográficas, en particular, por un factor de corrección que será en función del porcentaje de población inmigrante. Asimismo, deben tenerse en cuenta la densidad de población, la dimensión de los núcleos urbanos y la población en situación de exclusión social.

Mi artículo del mes de agosto acababa con unas palabras que repito aquí: “Nuestro único objetivo es obtener un sistema de financiación justo. Somos conscientes de que algunos piden que tensemos la cuerda con el único objetivo de que se rompa, pero no serán quienes aceptaron el anterior modelo quienes hoy puedan darnos lecciones de firmeza. Como tampoco aceptaremos que se nos pida por una responsabilidad mal entendida que abandonemos la defensa del Estatuto y de lo que consideramos justo”.

Y ésta es la cuestión. No es extraño que todo el mundo tenga los ojos puestos sobre el PSC. Lo que otros puedan decir o hacer tiene una escasa relevancia. Quien tiene, porque así lo quisieron los ciudadanos y ciudadanas de Cataluña, 25 escaños en Madrid, es el PSC. De nosotros dependen muchas cosas y tenemos que ser plenamente conscientes de las consecuencias de nuestros actos. Otros pueden hacer brindis al sol, nosotros no.

Mañana decidiremos sobre el apoyo a unos presupuestos que ya hemos votado, decidiremos si levantamos o no el veto que la oposición forzó en el Senado. Unos Presupuestos que, por cierto, incorporan una inversión de 4.626 millones de euros para Cataluña, y algunas enmiendas que tanto ERC como CiU tuvieron mucho interés en incorporar y exhibir públicamente. A nadie se le escapa la importancia de que los Presupuestos Generales del Estado para el 2009 salgan adelante o no. Tiene consecuencias muy importantes sobre la estabilidad del gobierno de España, en un momento especialmente delicado como el que plantea la crisis económica que estamos atravesando.

Sea cuál sea la decisión que tomemos mañana, la tomaremos pensando en el interés de Cataluña y no en la comodidad o incomodidad del PSC. Son los ciudadanos los que decidieron poner esta responsabilidad en nuestras manos, y no les fallaremos. Nos hemos comprometido a no aceptar ningún acuerdo que no sea satisfactorio. Y por eso todavía no ha habido acuerdo, porque no hemos aceptado lo que hasta ahora ha propuesto el Ministro de Economía negociando con el incansable Antoni Castells. Nos hemos comprometido a no aceptar un acuerdo que no nos proporcione un sistema de financiación justo para Cataluña en cumplimiento de aquello que establece el Estatuto. Y tenemos hasta final de año para conseguirlo. Y es un acuerdo que, en última instancia, tendrán que lograr los Presidentes Montilla y Zapatero.

Los ciudadanos y ciudadanas de Cataluña esperan de nosotros firmeza en la defensa de sus intereses. Y no les fallaremos. Unos intereses que no pasan por fomentar la inestabilidad, aventuras o rupturas, que no forman parte, ni de nuestro proyecto ni del compromiso de que tenemos con los ciudadanos y las ciudadanas de Cataluña. Dirigidos por el presidente Montilla sabremos gestionar esta situación compleja conscientes de lo mucho que se juega nuestro país. Y estoy convencido de que lo conseguiremos.

Somos también conscientes que de lo que acabe pasando con la financiación y, más en general, con el despliegue estatutario, dependerá el futuro de las relaciones entre Cataluña y España. Nosotros nunca hemos escondido nuestro proyecto: queremos una Cataluña con más autogobierno en una España más respetuosa de la pluralidad de pueblos que la integran. Queremos una España plural, queremos un Estado federal. Nosotros no pensamos que el futuro de Cataluña pase por romper con España, ni somos partidarios de aventuras soberanistas, callejones sin salida, grandes aspavientos ni brindis al sol. Queremos la Cataluña plena, próspera, bien gobernada, con un autogobierno potente y en expansión, bien relacionada con el resto de España, impulsora de la eurorregión Pirineos-Mediterráneo, partícipe activa en el proceso de construcción europea, con la vista puesta en el proyecto de la Unión por el Mediterráneo. Y somos conscientes de la importancia que tiene para el futuro resolver bien las cuestiones pendientes. Hacemos un balance positivo de los 30 años de Constitución, que querríamos reformar para tener un Senado federal. Hacemos un balance positivo de la aprobación del nuevo Estatuto, del nivel de inversión pública del Estado que hemos alcanzado, de las primeras transferencias obtenidas. Sabemos también que hay cuestiones pendientes muy importantes como la gestión del servicio de Cercanías o la participación en la gestión del aeropuerto de Barcelona. Somos conscientes de que estos objetivos sólo son posibles a través de un diálogo fructífero con el gobierno socialista y somos conscientes también de la regresión que implicaría un gobierno del PP en España, el PP que ha recurrido el Estatuto, que amenaza con una Ley de protección del castellano que rompería con nuestro modelo educativo en la escuela, que considera que España está en peligro y que las autonomías han ido demasiado lejos, que no censura a Fraga cuando éste dice que a los nacionalistas se los tendría que colgar. Digo esto porque no es suficiente saber qué se quiere, hay que saber también cómo conseguirlo, con qué ganancias y qué costes. Y no todos los proyectos políticos dan respuesta a esta segunda pregunta. Nuestro reto y nuestra tarea cotidiana son avanzar en el proyecto que antes he descrito de forma muy resumida.

También en este sentido es bueno conocer cuál es la opinión del Presidente del Gobierno de España sobre los 30 años de vigencia de la Constitución y sus perspectivas. Es por eso que considero importante que leáis la conferencia de José Luis Rodríguez Zapatero en el Centro de Estudios Constitucionales con motivo del 30 aniversario de la Constitución española.

También es importante seguir el debate sobre el federalismo que nuestra Carme Valls-Llobet impulsa en el resto de España. Leed el manifiesto “Construyendo la España federal“, la nota de prensa difundida con motivo de su presentación en Madrid y la crónica del acto que hizo Fidel Masreal en El Periódico de Cataluña. Conviene hablar mucho de ello porque en estos momentos, como vemos, parece que el debate político se instala más en el exabrupto y la descalificación que en el debate y la propuesta.

Y es que, en efecto, el ruido prima sobre la sustancia. Vedlo en los artículos de Joan Tapia, Emilio Lamo de Espinosa, Antoni Puigverd y El Gran Wyoming y en el editorial de La Vanguardia.

Justo cuando cerraba mi diario de la pasada semana se producían importantes detenciones que dejaban temporalmente sin jefe militar a la banda terrorista eta. Vedlo en el editorial de El País. Desgraciadamente, en este contexto de extrema debilidad de eta, el PP ha decidido romper por enésima vez la unidad en la lucha antiterrorista. Vedlo en la crónica de El País. De la misma manera que el PP utilizó el error de Pedro Castro para desviar la atención sobre el plan de choque de 8.000 millones de euros impulsado por Zapatero para que los ayuntamientos puedan realizar obras urgentes y que creen empleo, el PP quiere ahora desviar la atención de la brillante acción policial dirigida por Alfredo Pérez Rubalcaba hacia otras cuestiones. Un Rajoy en retirada, ha acabado por aceptar la estrategia Aznar-Aguirre que pasa por utilizar las tácticas importadas de la derecha republicana norteamericana que propugna atacar sin pausa, con razón o sin ella, buscando ensuciar el debate político, erosionar la confianza ciudadana, desanimar a los progresistas y evitar el juicio objetivo sobre la obra de gobierno y las propuestas de los socialistas. Sabremos derrotar aquí esta estrategia como Obama y los demócratas la derrotaron el pasado 4 de noviembre en Estados Unidos.

Sigue el debate abierto sobre diversas cuestiones educativas. Destacando el debate sobre la futura Ley de Educación de Cataluña que, como nos recuerda Miquel Roca, “corre prisa”. También sigue el debate en las Universidades sobre el Plan de Bolonia, en su recta final ya que, como dije la pasada semana, el plan tiene su origen en una declaración firmada en 1999! Jordi Casavella en una magnífica crónica en El Periódico de Cataluña responde a los 10 interrogantes que suscita el Plan. Y Salvador Giner alerta contra actitudes incívicas absolutamente incompatibles con el espíritu universitario que están siendo protagonizadas por algunos pequeños grupos en alguna universidad. No puedo dejar de señalar la necesidad de explicar bien lo que significa el proceso de Bolonia, apostar por la participación y el diálogo con la comunidad universitaria y especialmente con los estudiantes. Lo mismo diría de la relación de los poderes públicos y de la política con los jóvenes en general. Sería absurdo no ver que se va incubando un malestar juvenil en el momento en que, por primera vez en cincuenta años, las generaciones más jóvenes intuyen que el progreso constante de las sociedades avanzadas puede haberse estancado e incluso corre el riesgo de retroceder.

Os recomiendo también que leáis el artículo del alcalde Jordi Hereu reivindicando el proyecto de la estación del AVE de La Sagrera y el artículo de Llàtzer Moix alertando sobre la degradación de la obra gaudiniana.

La situación económica, sin embargo, sigue siendo la principal preocupación ciudadana y lo será a lo largo de los meses que vendrán. Una vez aprobados los planes internacionales, europeo y español para relanzar la economía, se trata de valorar su puesta en marcha y sus primeros efectos. Lo hacen La Vanguardia y El País en sendos editoriales.

También es momento de reflexionar sobre problemas concretos que nos afectan más de cerca como la situación de Nissan, analizada por José Antonio Bueno, y la perspectiva que se le abre a Seat con la posibilidad de producir un nuevo modelo de la casa Audi recogida en la crónica de Antoni Fuentes en El Periódico de Cataluña.

Me ha extrañado bastante alguna declaración de los dirigentes sindicales catalanes sobre la visita del Presidente de la Generalitat al Japón. Montilla ha demostrado que está al lado de los trabajadores y que, en el marco de sus competencias y utilizando todos los mecanismos a su disposición, mueve cielo y tierra para defender la industria catalana y el empleo. Fue a Paris a entrevistarse con Carlos Ghosn presidente de la alianza Renault-Nissan y ha ido a Tokio a entrevistarse con los máximos representantes del gobierno japonés y de las empresas japonesas con intereses en Cataluña. La inversión japonesa en Cataluña es el 75% de la inversión japonesa en España (datos del 2007), de las 192 empresas japonesas con presencia en España 150 están instaladas en Cataluña. A pesar de las dificultades de la economía japonesa y el brutal bajón del consumo en España y en Europa, Yamaha se ha comprometido a fabricar tres nuevos modelos de motocicleta hasta el 2011 en la planta de Palau-Solità, Nissan ha cambiado la propuesta de un Expediente de Regulación de Empleo que afectaba a 1680 trabajadores por una suspensión temporal de tres meses, Sony está en disposición de mantener su planta en Viladecavalls y está negociando con los sindicatos las condiciones más adecuadas para garantizar su continuidad, y Japan airlines está estudiando la puesta en marcha de un vuelo intercontinental directo entre Tokio y Barcelona. Hubiera entendido las críticas si hubiera habido pasividad por parte del gobierno, pero no ha sido así. Difícilmente podrían defender bien los intereses de los trabajadores si los sindicatos se equivocaran de adversario.

La crisis está contribuyendo a abrir interesantes debates sobre la mejor manera de abordarla. Leed al respecto las opiniones de Anton Costas, Germà Bel, Ramon Folch, Manuel Castells, José Miguel Andrés Torrecillas y Xosé Carlos Arias.

Y en vez de trabajar para superar la crisis, al PP sólo le interesa mantener o mejorar sus posiciones de influencia en las instituciones financieras. Vedlo en la crónica de Manel Pérez en La Vanguardia sobre el intento de Esperanza Aguirre de controlar Caja Madrid.

También se sigue desarrollando la polémica interna en el interior de la Confederación Sindical de Comisiones Obreras. Podéis haceros cargo del debate en las crónicas de Mariano Guindal en La Vanguardia y Pere Rusiñol en Público.

Para acabar con el “capítulo” económico, os invito a leer el artículo de Reyes Mate sobre el retorno de Marx y la crónica de Jordi Goula en el suplemento Dinero de La Vanguardia sobre las posibilidades del sector cooperativo para superar la crisis y adaptarse a la nueva realidad.

Ciertamente, Europa no es todavía el sujeto político potente, dinámico y activo que querríamos. Lo dicen con gran contundencia los firmantes del manifiesto “Face à la crise, un besoin d’Europe” iniciativa del think-tank Notre Europe. A pesar de las deficiencias, sin embargo, alguna cosa se mueve. Por ejemplo, en el terreno del cambio climático. Nos lo explica Andreu Missé en su crónica en El País. Ved también los editoriales al respecto de La Vanguardia y de El País. A pesar de todo, como nos recuerda Eugenio Bregolat, Paulson va a la China y no a la Unión Europea.

Leed con preocupación el artículo de Sami Naïr sobre la difícil situación que atraviesa al Partido Socialista francés.

Os invito también a leer las reflexiones de Julio María Sanguinetti sobre la falta de liderazgo para hacer frente a la crisis mundial, de Emilio Menéndez del Valle sobre la situación en el subcontinente indio después de los atentados de Bombay y de Carlos Nadal sobre la situación en Afganistán.

Y, para acabar, podéis leer la entrevista que le hace en las páginas de Público, Gonzalo López Alba a Emilio Pérez Touriño, que hoy ha sido proclamado candidato socialista a la presidencia de la Xunta de Galicia.

ZW 154 Recomendaciones de enlaces al servicio de la reflexión y la acción política y social realizada por mi amigo Antoni Gutiérrez-Rubí.

Guía de Think Tanks en España

La Fundación Ciudadanía y Valores presentó hace unos días la Primera Guía de Think Tanks de Marta Tello Benítez. Una herramienta útil de trabajo para todas aquellas personas interesadas en la vida pública en España. Pretende ser un documento informativo y de conocimiento que, aunque no recoge todas las referencias existentes tanto en España como en Catalunya, aglutina a más de 30 think tanks de orígenes y planteamientos muy diferentes pero con un objetivo común: “influir en los responsables públicos directamente y sensibilizar a la opinión pública”.La mayoría de los think tanks españoles son de carácter independiente y sin ánimo de lucro y suelen establecerse como fundaciones. Asimismo, abarcan todo un abanico ideológico y temático. Una excepción serían los think tanks de partido como FAES o la Fundación Pablo Iglesias, cuya finalidad es proporcionar ideas a sus propios partidos políticos a través de la elaboración de documentos e informes sobre aquellos temas de mayor interés para el partido.

La Guía, que se puede descargar en formato pdf, ofrece información básica sobre quién está detrás de estas instituciones, cuáles son sus objetivos, etc. A continuación tenéis una lista con los enlaces a sus webs:

1. Centre d’Estudis Jordi Pujol
2. Cercle per al Coneixement
3. Círculo de Empresarios
4. COTEC
5. FAES, Fundación para el Análisis y los Estudios Sociales
6. FEDEA, Fundación de Estudios de Economia Aplicada
7. FRIDE, Fundación para las Relaciones Internacionales y el Diálogo Exterior
8. Fundación Alternativas
9. Fundación Burke
10. Fundació Catalunya Oberta
11. Fundación CIDOB
12. Fundación Ciudadanía y Valores
13. Fundación de Cajas de Ahorro
14. Fundación de Investigaciones Marxistas
15. Fundación Ecología y Desarrollo
16. Fundación Encuentro
17. Fundación Independiente
18. Fundación Internacional para la Libertad
19. Fundación Ortega y Gasset
20. Fundación Pablo Iglesias
21. Fundación Sistema
22. GEES, Grupo de Estudios Estratégicos
23. INCIPE, Instituto de Cuestiones Internacionales y Política Exterior
24. Institución Futuro
25. Instituto de Estudios Fiscales
26. Instituto de Estudios Económicos
27. Instituto Europeo del Mediterráneo
28. Instituto Juan de Mariana
29. Poder Limitado
30. Real Instituto Elcano
31. Revista Claves de Razón Práctica

ZV (Zona Vídeo). Las jornadas La Web Mediatizada 2008 (2ª edición) se trasmitirán por Internet en directo desde el Laboratorio LIVEMEDIA, del martes 16 al viernes 19 de diciembre. Conferencias y debates sobre la problemática de la cultura y la comunicación en la Web.

Acerca de Miquel Iceta

Sóc primer secretari del PSC, president del grup socialista al Parlament de Catalunya i candidat a la Presidència de la Generalitat

Publicado el Domingo 14 diciembre 2008 en Política. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Los comentarios están cerrados.