La firmeza del President

Empieza el curso y vuelve mi Diario. Lo cierto es que había dudado en algún momento sobre si sería capaz de darle continuidad (da mucho trabajo) y, en todo caso, me había planteado la necesidad de introducir algunos cambios. Por ahora comprobaréis algunos cambios de diseño, con la inestimable ayuda de José Crespín, y también comprobaréis que las suscripciones vía e-mail serán a partir de ahora gestionadas por Feedburner (encontraréis siempre el enlace a la columna de la derecha). Por lo tanto, en el mejor espíritu de internet, donde todo se mueve, poco a poco habrá más cambios. Como diría Heráclito, nunca nos bañamos en el mismo río…

Pero mi río tiene una fuente clara, el PSC y, más recientemente, su 11º Congreso. Y por aquí empiezo, invitándoos a leer nuestra Declaración de principios, nuestras resoluciones (cuidado porque es un archivo voluminoso…) y el discurso de clausura de nuestro Primer Secretario, que tanta expectativa y algún escozor provocó.

El Presidente de la Generalitat y Primer secretario del PSC habla poco, cuando lo hace nunca dice una sola palabra de más, pero tampoco deja espacio al equívoco. Claro y directo. Para seguir la secuencia de su razonamiento en el 11º Congreso, podéis leer su intervención con motivo de la visita a Montmell (el día antes del segundo aniversario de la entrada en vigor del Estatuto y de que no se concretase -por falta de acuerdo entre los Gobiernos de Catalunya y España- aquello que se establece en el Título VI del Estatuto, es decir, la financiación. Podéis seguir con su intervención en Vilopriu y acabar con la intervención con motivo de su encuentro con el grupo de Diputados y Senadores del PSC en las Cortes Generales.

Quizás a algunos ha podido sorprender la firmeza del Presidente Montilla y su voluntad de forjar un amplio acuerdo en Catalunya. Pero no sé por qué ni de qué se sorprenden. ¿O es que olvidan que la principal obligación del Presidente de la Generalitat es defender los intereses de los ciudadanos y ciudadanas de Catalunya, su autogobierno y sus instituciones y, particularmente, el Estatuto? ¿Es que pensaban que el Presidente Montilla olvidaría o descuidaría sus obligaciones? ¡Qué poco le conocen los que puedan pensar así!

Sobre la financiación se ha hablado y se ha escrito mucho. ¡Y lo que nos queda todavía por escuchar y por leer! Pero hay tres o cuatro cosas que no hay que olvidar.

Estamos hablando de financiación porque así lo establece el Estatuto y no por capricho. Y hay que recordar que el Estatuto es una ley especialmente importante, porque ha sido acordada entre el Parlament y las Cortes Generales, ha sido aprobada por el Congreso y el Senado y ha sido refrendada con el apoyo mayoritario de los ciudadanos y ciudadanas de Catalunya. Es una ley plenamente vigente y que hay que cumplir. También estamos hablando de esto debido al fracaso del anterior modelo de financiación, acordado entre los gobiernos de PP y de CIU que por no tener no tenía ni cláusulas de revisión ni mecanismos de actualización. Y que era un modelo que, pese a haber incrementado los recursos de la Generalitat, no los hace crecer en la adecuada proporción a nuestras necesidades. Era un modelo que penalizaba a las Comunidades que más aportaban y las que más crecen en población. Vaya, un desastre. Nadie discute de forma objetiva que el modelo vigente perjudica a Catalunya de forma muy significativa. No puede ser que Catalunya acabe recibiendo menos recursos por persona que otras Comunidades que aportan menos recursos al sistema. Los mecanismos de nivelación deben funcionar para reducir distancias no para invertir posiciones.

Tampoco se puede olvidar que la negociación sobre la financiación es bilateral, porque así lo establece el Estatuto –y porque siempre ha sido así– y que esto no implica que el acuerdo no se pueda ampliar o extender a todas las Comunidades de régimen común que lo acepten. Como se hizo con la cesión del 15% del IRPF o la posterior cesión del 30% del IRPF.

Sobre estas cuestiones me permito de recomendaros la lectura (que considero casi imprescindible, perdonadme la inmodestia) del artículo que publiqué en el diario El País el pasado 27 de agosto. O si queréis podéis leer una versión más resumida de mis tesis en el artículo que publiqué el pasado jueves en ABC.

La posición del PSC en este debate y en esta negociación es crucial. Por un lado somos el principal apoyo del Gobierno catalán y somos el partido de su presidente, y por otro lado participamos de forma decisiva en el gobierno de España y en el proyecto socialista que encabeza Zapatero. Hay quien no entiende esta posición. Pues bien, es la nuestra. Y la que ha contado con un apoyo muy mayoritario de los catalanes. Ciertamente la responsabilidad a veces es incómoda, porque es muy grande. Pero es una responsabilidad libremente asumida y cuenta con un más que notable apoyo ciudadano.

Fuera de Catalunya a veces nuestra posición es vista como un peligro para la estabilidad. Parece mentira que no sean conscientes de que precisamente cuando defendemos a los ciudadanos y ciudadanas de Catalunya es cuando más estamos defendiendo la estabilidad política e institucional, por eso no dejaremos de defender el Estatuto y un sistema de financiación justo. Y en Catalunya nuestra posición es criticada por los que están más obsesionados en hacer caer el gobierno Zapatero o en ponerlo en dificultades que no en conseguir un buen acuerdo de financiación. No les seguiremos en la estrategia de tirar de la cuerda con el único objetivo de que se rompa, porque esto sería hacer un pésimo favor a Catalunya.

Seguiremos trabajando con firmeza para lograr un buen acuerdo, que honre el Estatuto, que pueda hacer frente a las necesidades y exigencias de los catalanes y que sea justo para Catalunya. Seguiremos intentando hacerlo con la máxima unidad política posible. Y también con la máxima inteligencia y discreción, que es la mejor garantía de un buen resultado. Y que nadie espere que expliquemos de antemano la estrategia, ni que enseñemos las cartas (las cifras), ni que hagamos gestos de cara a la galería. Somos conscientes de que la ciudadanía quiere resultados y que será precisamente sobre los resultados sobre los que juzgará el comportamiento de cada cual.

Para acabar el comentario sobre temas de política catalana no se me ocurre mejor manera que recomendar la lectura de un artículo del maestro Lluís Foix publicado en el diario Avui. Son reflexiones como éstas las que nos hacen falta, y no titulares de un día que se olvidan al día siguiente.

La política española está dominada por el empeoramiento de la situación económica. En este sentido hay que dar mucha importancia a la evolución del paro. Ved la crónica de C. Pérez y L. Abellán en El País. También tiene interés repasar los retos a los que se enfrenta a Zapatero. Fernando Garea en El País habla de la necesidad de llegar a cinco grandes pactos. Sobre la situación económica podéis leer la entrevista de Joan Tapia a David Vegara, Secretario de Estado de Economía, y la que le hace hoy Jordi Barbeta en La Vanguardia a Celestino Corbacho, que habla también de la financiación y del papel del Presidente Montilla en esta negociación. He encontrado muy sugestivas las reflexiones sobre la situación económica de Pedro Nueno y Emilio Ontiveros publicadas hoy, respectivamente, en La Vanguardia y El País. También os puede interesar el artículo de Elviro Aranda sobre una eventual reforma de la ley electoral española.

Estoy siguiendo con mucho interés la campaña de las elecciones presidenciales norteamericanas, que se celebrarán el próximo 4 de noviembre. He seguido vía Internet las dos Convenciones y cada día visito RealClearPolitics para hacerme una idea de cómo están las cosas. Lo cierto es que será una carrera muy disputada. Obama parece ir por delante pero McCain ha recortado distancias y al elegir a la Gobernadora de Alaska Sarah Palin como candidata a la Vicepresidencia está movilizando a la tradicional base republicana que lo encuentra demasiado independiente. En RCP dicen que a día de hoy Obama ganaría con 273 votos electorales (el sistema norteamericano implica que el ganador en cada Estado suma los votos de unos “grandes electores” que son los que en definitiva votan al presidente) frente a los 265 de McCain. Es una distancia muy pequeña. Sólo hay que recordar que Kerry habría llegado a ser presidente ganando en Florida o en Ohio. Y que Gore hubiera llegado a la presidencia si hubiera ganado en su Estado natal (Tennessee). Yo todavía estoy traumatizado por mi experiencia personal. Estuve en la Convención Demócrata de 1988 que eligió como candidato a Mike Dukakis, Gobernador de Massachusetts. Al acabar la Convención llevaba una ventaja de ocho puntos y en noviembre perdió estrepitosamente frente al primer Bush a causa, entre otras cosas, de una campaña feroz y sucia contra su política de permisos penitenciarios y su oposición a la pena de muerte.

La Convención Demócrata fue una exhibición de profesionalidad y de disciplina de mensaje, con los Clinton jugando a fondo a favor de Obama. El magnífico discurso de Obama electrizó sus seguidores (aun cuando hay quienes le reprochen que hizo un discurso pensando sólo en ellos). La Convención Republicana, que sufrió la distorsión creada por el huracán Gustav, quizás no fue tan milimetrada pero sirvió de caja de resonancia del mensaje de Joe Lieberman (antiguo candidato demócrata a la Vicepresidencia con Al Gore) en favor de McCain y a la presentación de la nueva estrella republicana, la Gobernadora Palin que con un discurso tan conservador como desacomplejado, visto por casi tanta gente como el de Obama, rompió con una cierta resignación de su partido. Con el ambiente caldeado, McCain, el “verdadero héroe americano”, “el único que de verdad ha luchado por su país” (hay que recordar que fue abatido mientras bombardeaba Hanoi, encarcelado y torturado por los norvietnamitas, rechazó que lo liberaran antes que a otros prisioneros de guerra y que, al cabo de los años, preconizó la reconciliación de los Estados Unidos con Vietnam) hizo un discurso menos brillante pero no menos eficaz, en búsqueda del voto de los indecisos.

Sobre esta cuestión os recomiendo que leáis los artículos de Antoni Gutiérrez-Rubí, Manuel Castells, Timothy Garton Ash y la crónica de Antonio Caño publicada hoy en el diario El País. Encontraréis también interesante la reflexión de Joseph E. Stiglitz que defiende de forma apasionada que la mejor receta para superar la actual situación económica norteamericana (y mundial) es la de la izquierda. Y también os gustará la reflexión de Paco Seoane sobre la derecha mediática norteamericana que, desgraciadamente, tiene algún parecido con la de nuestro país.

En este verano se han producido también otros acontecimientos importantes en la esfera internacional. La celebración de los Juegos Olímpicos de Beijing y las consecuencias del aventurerismo del Presidente de Georgia y de la reacción hegemonista de Rusia. Respecto de la nueva dimensión mundial de China como gran potencia leed la crónica de José Reinoso publicada en el suplemento Domingo de El País. Sobre la crisis georgiana y caucásica podéis leer los artículos de Fred Halliday, Juan-José López Burniol, Carlos Nadal y Josep Piqué.

La semana próxima celebraremos la Diada nacional de Catalunya. Será sin duda una Diada marcada por el debate y la negociación sobre el nuevo sistema de financiación. Para haceros una idea podéis leer los Manifiestos que con motivo de la Diada han aprobado Comisiones Obreras y UGT.

ZONAWEB Recomendaciones de enlaces al servicio de la reflexión y la acción política y social realizada por mi amigo Antoni Gutiérrez-Rubí.

Como Antoni va más rápido que yo os he de poner tres ZonaWebs en uno. Allá van:

ZW 137
Sobre Iwith, fundación internacional que utiliza información tecnológica para ayudar al progreso de diversos países.

ZW 138
Sobre la Convención Nacional Demócrata.

ZW 139
Sobre comunicación política.

Anuncios

Acerca de Miquel Iceta

Sóc primer secretari del PSC, president del grup socialista al Parlament de Catalunya i candidat a la Presidència de la Generalitat

Publicado el Domingo 7 septiembre 2008 en Política. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Los comentarios están cerrados.