A cuatro semanas, caña!

Quedan cuatro semanas para las elecciones generales del 9 de marzo. Y cada día que pasa tenemos más motivos para alertar a la ciudadanía sobre un eventual triunfo del PP. Sé que mucha gente no cree en la victoria del PP, no quiere creerlo. Y lo entiendo perfectamente, es una pesadilla. Pero, lamentablemente, es una pesadilla posible. Sólo hace falta hurgar algo, por ejemplo, en la encuesta publicada hoy mismo por el diario El País, que coincide con otros sondeos publicados por este y otros medios.

Vamos a los datos: estimación de voto, 41,7% el PSOE y 38,8% el PP. Con datos históricos y conociendo algo la geografía electoral española, estamos ante una diferencia mínima en escaños. Otros datos de la encuesta nos explican el por qué de esta estimación: en primer lugar, la participación, en esta encuesta se hace una estimación de participación del 70-71% (el 2004 la participación fue del 75,66%). En segundo lugar, el grado de fidelidad de los electorados de los dos grandes partidos, mientras el sondeo cifra la fidelidad del electorado del PP en un 73,6% (es decir, de 100 electores que votaron al PP en el año 2004, ahora volverían a hacerlo entre 73 y 74), la fidelidad del electorado del PSOE estaría en un 64,1% (es decir, de 100 electores que votaron al PSOE en el año 2004, ahora volverían a hacerlo 64). Por lo tanto, no creo exagerar lo más mínimo cuando afirmo que el resultado de estas elecciones es incierto y sólo una participación elevada y un alto grado de concentración del voto progresista y catalanista en el PSC puede evitar la victoria de Rajoy y la pandilla de integristas que le rodean.

No me cansaré de explicar que la victoria del PSOE en el año 2004 se basó en unos magníficos resultados en Catalunya y Andalucía, Comunidades en las que la distancia entre el Partido Socialista y el PP fue de 15 escaños (estos 30 escaños de ventaja se redujeron a 15 en el conjunto de España). Por lo tanto, el tema no es si el PSC gana o no en Catalunya las elecciones del 9 de marzo, sino cuál es el margen de la victoria; y hoy todas las encuestas señalan que la distancia en escaños entre el PSC y el PP podría acortarse. Nadie podrá decir nunca que no advertí de los riesgos de la abstención, del voto en blanco y de la dispersión del voto catalanista y progresista. Recordad que Ana Botella pocas semanas tras el 14 de marzo de 2004, en una entrevista en el diario El Mundo reconoció que el primer dato que les hizo dudar sobre su victoria fue precisamente la constatación de que en Catalunya había habido una gran participación electoral.

También cada día que pasa hay más argumentos para llamar a la movilización electoral. Como ha dicho nuestra candidata Carme Chacón, el voto al PSC tiene un triple efecto: asegura la victoria de Zapatero, garantiza la victoria de Catalunya y el avance de su autogobierno y promueve la evolución del PP hacia posiciones más moderadas.

Este último elemento me parece importantísimo. El PP hoy es una anomalía en el panorama del centroderecha europeo, precisamente por el hecho de haberse escorado de forma peligrosa hacia la derecha más extrema. Ved al respecto el artículo que me ha publicado el diario ABC esta semana. Ningún partido europeo de centroderecha no se plantea la anulación de ninguna libertad civil (algunos no quieren avanzar, pero ninguno de ellos quiere retroceder); el PP, sí. El PP quiere anular la ley que permite el matrimonio entre personas del mismo sexo (por esto lo ha recurrido ante el Tribunal Constitucional) y se ha comprometido a prohibir la posibilidad de adoptar niños por parte de estas parejas. ¿Sabéis por qué? Sencillamente porque el PP no considera que las personas homosexuales hayan de disfrutar de los mismos derechos que las demás. Y porque han decidido alinearse con las posiciones más integristas de la jerarquía católica española. Y, sí, como dice Rosa Cullell, dan miedo. Sólo hay que leer las declaraciones de su candidato Dimas Cuevas (y el problema no es este personaje sino que el PP lo haya querido incorporar especialmente a sus candidaturas al Senado).

Pero éste no es el único terreno en que me da miedo la deriva integrista del PP. Han querido anular parcialmente la ley de la paridad, quieren derogar la ley de la memoria histórica, y quieren obligar a que el castellano sea la lengua vehicular de la enseñanza en toda España, anulando el modelo de inmersión lingüística que ha asegurado la integración social en Catalunya y que se cumpla el objetivo de que cuando los chicos y chicas acaban la educación obligatoria dominan tanto el catalán como el castellano. También se ha sabido recientemente que el PP pretende recuperar el proyecto de trasvase del Ebro, aun cuando como confiesa Federico Trillo ahora quieren esconderlo. Pero el presidente valenciano Francisco Camps lo ratifica, por mucho que Daniel Sirera se empeñe a negarlo.

España tiene derecho a tener un gran partido de centroderecha que no dé miedo. Una cosa es que a la gente progresista no le guste una opción liberal conservadora o democristiana, el problema en España no es que no nos guste sino que su victoria nos da miedo, porque nos haría retroceder no ya cuatro años, sino quince o veinte. Hasta el punto de que el propio Don Manuel Fraga Iribarne haya observado una deriva derechista del partido que él fundó… Habríamos de aplicar aquel refrán que dice: “No dejes salir de la jaula a un animal que no puedas controlar”. Y hay que contrarrestar la estrategia del PP que ha consistido hasta ahora en la movilización de su propio electorado y la desmovilización de los adversarios (y por ahora lo han conseguido en gran medida).

Sobre el miedo que produce el PP, sobre el temor legítimo a partir de su deriva autoritaria, sectaria, integrista, sobre las dificultades que provoca su permanente actitud de crispación, sobre la involución en materia de derechos civiles, su machismo a penas disimulado (triste ejemplo el de las declaraciones de Pizarro sobre la voz de Sonsoles Espinosa), sobre tantas cosas que los hacen peligrosos o como mínimo poco recomendables podéis leer algunos artículos: los de Teresa Fernández de Vega, Joaquín Calomarde, Jesús Maraña (“El PP estudia a Le Pen”), Daniel Verdú (que explica el discurso de Alberto Ruiz Gallardón sobre la pelea entre “Doña Cuaresma y Don Carnal”), Santos Juliá, Javier Pradera y Manuel Vicent.

¡Y por si faltaban argumentos para demostrar la involución política del PP sólo faltaban las últimas propuestas del PP en materia de inmigración! Rajoy ha recuperado una vieja propuesta de Artur Mas -que cuando la formuló el PP la calificó de “disparate”- y ha lanzado una cascada de medidas que sólo provocan un aumento del racismo y la xenofobia sin dar respuesta a los problemas. Lo expresa gráficamente de forma magistral, como siempre, Toni Batllori.

Sobre esta cuestión podéis leer también los artículos de: Soledad Gallego, Manolo Saco, Miguel Pajares, Rosa Paz, Cristina Sánchez Carretero y Javier Ortiz. Es imprescindible leer el artículo “10 mitos falsos sobre los inmigrantes” publicado en Público, que desmonta uno por uno los argumentos que hacen circular los xenófobos a los que el PP quiere atraer con sus propuestas.

No debe ser casual que Durán Lleida haya elegido también este tema (“en Catalunya no cabe todo el mundo”) ni que Rajoy se haya inspirado en Artur Mas. Tienen demasiadas cosas en común aunque quieran esconderlas…

Por cierto, los convergentes todavía no se aclaran sobre qué quieren hacer con los votos que puedan obtener el 9 de marzo. Comprobadlo en la polémica Pujol-Durán y el pronunciamiento al respecto de la Joventut Nacionalista de Catalunya.

Como en toda campaña, hay quien dice que los partidos no plantean propuestas positivas sino que sólo se dedican a descalificar a los adversarios. Para demostrar que esta afirmación no es cierta sólo hace falta que leáis el Programa Electoral del PSC a las Elecciones Generales, o que visitéis el área de propuestas de Carme Chacón. O que comprobéis la solvencia y la solidez de nuestros argumentos económicos en boca de nuestro tercer candidato por Barcelona, el Secretario de Estado de Economía, David Vegara. O los argumentos de uno de los impulsores de Ciutadans pel canvi, Josep Maria Balcells.

Para acabar con el capítulo de las cosas que nos tocan de más cerca, os quiero recomendar que leáis mi intervención en el Parlament en el debate sobre una moción de CIU que ponía en cuestión el trazado de la Alta Velocidad a su paso por Barcelona (acordada en el año 2002 por el Ayuntamiento de Barcelona y los gobiernos de Catalunya -CIU- y España -PP-), el artículo de Jordi Hereu sobre el valor diferencial de Barcelona, el artículo de Isidro Cabello sobre el tratamiento de los niños recién llegados en su incorporación a nuestro sistema escolar, así como tres piezas imprescindibles para conocer nuestra posición ante la huelga que han convocado los sindicatos contra la propuesta de reforma del sistema impulsada por el Govern: el artículo de Ernest Maragall publicado en El Periódico de Catalunya y las entrevistas que le publican hoy El País y El Punt.

La mejor noticia buena de la semana ha sido la presentación pública de la Plataforma de Apoyo a Zapatero. Aquí tenéis su Manifiesto, el enlace al vídeo de su presentación, el enlace al vídeo de su himno “Defender la alegría”, y el enlace para que os podáis descargar el himno en formato mp3. Dentro de esta Plataforma existen grupos de ámbito temático. Os destaco el grupo “sí quiero”, que reúne a los activistas del movimiento gay-lésbico (o más correctamente, GLTB). También ha sido noticia la iniciativa de “El jubilado de Moratalaz“, que le ha dedicado una canción al presidente Zapatero. ¡No os la perdáis! También me ha gustado uno de los vídeos de la campaña del PSOE, “Con Zapatero vuelve a creer en la política“.

El himno de la Plataforma de Apoyo a Zapatero es una canción de Joan Manuel Serrat con letra de Mario Benedetti. A continuación os transcribo el poema:

Defensa de la alegría

Defender la alegría como una trinchera

defenderla del escándalo y la rutina

de la miseria y los miserables

de las ausencias transitorias

y las definitivas


defender la alegría como un principio

defenderla del pasmo y las pesadillas

de los neutrales y de los neutrones

de las dulces infamias

y los graves diagnósticos


defender la alegría como una bandera

defenderla del rayo y la melancolía

de los ingenuos y de los canallas

de la retórica y los paros cardiacos

de las endemias y las academias


defender la alegría como un destino

defenderla del fuego y de los bomberos

de los suicidas y los homicidas

de las vacaciones y del agobio

de la obligación de estar alegres


defender la alegría como una certeza

defenderla del óxido y de la roña

de la famosa pátina del tiempo

del relente y del oportunismo

de los proxenetas de la risa


defender la alegría como un derecho

defenderla de dios y del invierno

de las mayúsculas y de la muerte

de los apellidos y las lástimas

del azar

y también de la alegría


Sobre las dificultades de Nicolás Sarkozy, os recomiendo este artículo de Jacques Julliard aparecido en Le Nouvel Observateur.

Esta ha sido también la semana del Super Martes de las primarias de los partidos Demócrata y Republicano para elegir candidato a la Presidencia de los Estados Unidos. En el campo republicano las cosas están ya muy encarriladas tras la victoria de John McCain y la retirada de Mitt Romney (a pesar de las victorias de hoy del aún más conservador Mike Huckabee en Kansas y Luisiana), mientras que en el campo demócrata, Hillary Clinton y Barack Obama siguen prácticamente empatados (el complejo método de atribución de delegados y la existencia de 796 Super Delegados -designados en función de sus cargos y no elegidos directamente- hace muy difícil ser precisos). La CNN atribuye 1148 delegados a Hillary Clinton (924 elegidos y 224 Super Delegados) y 1121 a Barack Obama (986 elegidos y 135 Super Delegados). Obama ganó ayer en los estados de Washington, Luisiana y Nebraska. Hoy se está votando en Maine y el martes se vota en Maryland, Virginia y el Distrito de Columbia (Washington, la capital de los Estados Unidos). Pero todos los observadores coinciden en decir que habrá que esperar a los Estados más decisivos, el 4 de marzo Ohio (161 delegados) y Tejas (228 delegados), y el 22 de abril Pennsylvania (188 delegados) para saber quién ha ganado. Hay incluso quien especula sobre que se puede llegar a una Convención abierta, es decir, que se deba negociar el resultado allí mismo en la Convención que se celebrará el mes de agosto en Denver, Colorado. La Convención Demócrata está formada por 4.049 delegados (3253 elegidos y 796 Super Delegados); el candidato o candidata a Presidente necesita 2025 votos para ser proclamado. También hay quien subraya las dificultades de un proceso en el que puedan llegar a ser decisivos los Super Delegados -no elegidos-, los problemas derivados de la no aceptación por el Comité Nacional Demócrata (DNC) de los Delegados elegidos por Michigan y Florida -que cambiaron las fechas de elección sin permiso- y, más en general, las dificultades que supone para los demócratas el ir divididos a una dura campaña contra los republicanos debido a las divisiones generadas en el proceso de elección.

Os recomiendo la lectura de los artículos de Yolanda Monge (que explica las lecciones extraídas del Super Martes), Carlos Nadal y Walter Laqueur. He encontrado también muy interesante el artículo de Timothy Garton Ash que especula sobre el interés que suscita este proceso y la trascendencia que tendría la elección por un sistema similar de los responsables de grandes instituciones internacionales como las Naciones Unidas, el Banco Mundial o el Fondo Monetario Internacional.

Encontraréis la clave para seguir todo el proceso, junto con sus artículos sobre la cuestión, en la sección correspondiente del lugar web de Antoni Gutiérrez-Rubí.

ZW núm. 116 Recomendación de enlaces al servicio de la reflexión y la acción política y social realizada por mi amigo Antoni Gutiérrez-Rubí.

http://www.ceps.es/

Los próximos 14 y 15 de febrero la Fundación CEPS (Centro de Estudios Políticos y Sociales) organiza en Madrid las jornadas “Democracia digital, participación y voto electrónico“.
Las Jornadas proponen acercar algunas reflexiones y experiencias sobre las repercusiones de las nuevas tecnologías en cuestiones trascendentales como el control electoral, la promoción de la participación o el gobierno digital. Entre los ponentes se encuentran: Enric Senabre (Observatorio para la Cibersociedad), Carlos Guadián (K-Government), Jordi Barrat (UOC), Josep M. Reniu (UB), Luis Panizo (OVE. Universidad de León), o Justo Carracedo (UPM).
La inscripción todavía está abierta.

Para acabar, recomendaros un boletín de información imprescindible para estar al día de la actualidad europea e internacional: Eurotopics.net, que ofrece un newsletter sobre aquellos temas políticos, sociales y culturales que recogen los medios de comunicación y sobre los que se lleva a cabo una selección, contando con la opinión de diversos autores (puede recibirse en inglés, francés o alemán).

ZV (Zona Vídeo). Buscatv.net ofrece diversos canales de televisión por Internet. Con motivo de las elecciones generales, Nacho Gallego, hace una selección de material audiovisual para seguir la campaña en televisión de las Elecciones Generales 2008. En este espacio, incorpora los vídeos de los partidos políticos, preguntas de los ciudadanos y noticias diversas.

Acerca de Miquel Iceta

Sóc primer secretari del PSC, president del grup socialista al Parlament de Catalunya i candidat a la Presidència de la Generalitat

Publicado el Domingo 10 febrero 2008 en Política. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Los comentarios están cerrados.