Sudoku político

La acumulación de temas hace a menudo difícil saber por dónde empezar. Y la evolución vertiginosa de las cosas hace temer que nos perdamos en pequeños detalles y anécdotas que nos hagan olvidar la visión de conjunto. Por ello esta semana he decidido empezar transcribiendo la parte final de un artículo publicado el 5 de octubre en el diario Expansión por Josep López de Lerma, antiguo portavoz del grupo de CiU en el Congreso de los Diputados y estrecho colaborador de Miquel Roca.

Dice López de Lerma: “Mientras los demás viajan por galaxias varias, Montilla, un presidente metódico y aplicado, menos gris de lo que aparenta y más diesel que meteorito, se pasea por la centralidad toda con los pies en el suelo y la cabeza alejada del disparate. Todos menos él embrollados están y la seriedad institucional que el presidente transmite más diputados puede proporcionarle, porque, al fin y al cabo el ciudadano sólo desea que quien gobierne, gobierne, y de la bobada se aleje”.

Pensad en cualquiera de los temas de la agenda política y comprobaréis fácilmente que López de Lerma tiene razón y que muchos, especialmente CiU, harían bien en intentar imitar la sensatez y el rigor del presidente Montilla, en vez de perderse en inútiles gesticulaciones, debilitadoras divisiones internas, vacíos verbalismos y estériles radicalismos.

Se trata de que la política sea útil e inteligible, nada alejada de las preocupaciones cotidianas de la gente y más atenta en acertar la orientación de fondo que en buscar la frase que haga el mejor titular de mañana. Por ejemplo, no he visto crítica más demoledora a la situación actual de CiU que el artículo de Francesc-Marc Alvaro que lleva el título “Política para la señora Pérez”. Las últimas decisiones tomadas por CDC parece que siguen inscritas en la desorientación y la deriva radical de los últimos tiempos, es decir, en todo aquello que asusta a una parte significativa de su electorado.

Afortunadamente el presidente Montilla no está solo en el centro de gravedad del sentido común. Comprobadlo, por ejemplo, en el artículo de Jordi Guillot “El delirio nacional”, en el artículo de Lluís Foix “El optimismo también cabe”, en el de Juan-José López Burniol “La botella está medio llena”, en el de Josep Ramoneda “Sobre la ambición nacional”, o en el de Joaquim Coello “Soberanismo y frustración”.

Probablemente, el artículo que me ha impactado más esta semana ha sido el reportaje de Francesc Peirón y Jaume V. Aroca publicado en La Vanguardia que se titula “Barcelona discute, Madrid construye“. El título es lo bastante explícito, mientras aquí nos perdemos en discusiones bizantinas, allí van con la directa, es decir, a por faena. Y si alguien nos gana en trabajo mientras nosotros mareamos la perdiz, estamos perdidos. Y el riesgo, me temo, existe. O aprovechamos las oportunidades que nos da el nuevo Estatuto, particularmente el compromiso de fuerte incremento de la inversión pública del Estado en Cataluña, o ya no recuperaremos el tiempo perdido.

En este sentido también me ha parecido un poco absurda la polémica sobre la atribución de espacios en la nueva T-Sur del aeropuerto. Primero, porque la decisión se ha tomado con la participación activa –a pesar de que no formal– del Gobierno de Cataluña (por primera vez desde el restablecimiento de la Generalitat el Govern participa activamente en una decisión como ésta; antes la Generalitat se enteraba por la prensa). Segundo, porque es una decisión que se puede ajustar a los previsibles cambios en la propiedad de las compañías aéreas y en el compromiso de las diversas aerolíneas y alianzas con el aeropuerto de Barcelona. Tercero, porque no otorga el monopolio a nadie. Cuarto, porque fomenta la competencia en el corredor Barcelona-Madrid. En fin, la mejor solución partiendo de la situación actual y teniendo presente que estamos ante un escenario cambiante.

Ahora lo que tenemos que hacer es hacer bien las obras, decidir los proyectos que se financiarán con el incremento de la inversión del Estado, exigir el cumplimiento del Estatuto, gobernar bien, promover un gran acuerdo sobre vivienda, investigación, infraestructuras e inmigración. Es decir, seguir la hoja de ruta marcada por el presidente Montilla en el último debate sobre orientación política general.

Y pensar también en cómo incorporar al proyecto catalanista a la inmensa mayoría de los que viven y trabajan aquí. Yo hablé de ello en el debate del Parlament. Raimon Ribera nos propone elementos concretos para hacerlo en su interesante artículo “Cataluña como proyecto”.

Sobre otros temas sometidos a debate en la política catalana os recomiendo los artículos de Albert Branchadell sobre política lingüística, de Josep Ramoneda sobre la polémica del velo en la escuela y, muy especialmente, los artículos de Francesc Pallarès y Mariona Ferrer sobre la abstención aparecidos en el número de octubre de la revista L’Avenç. Podéis haceros una idea leyendo el editorial, que lleva el significativo título de “Cuestiones de clase”.

Para seguir debates que tocan con los pies en el suelo os invito a visitar la web dedicada a preparar el debate de cara al 11º Congreso del PSC.

También haría falta más sentido común en el tratamiento de incidentes aislados como los de la quema de fotos de Rey. Habla de ello José Antonio Martín Pallín en su artículo “La cólera y la política” publicado el jueves y lo hago yo mismo en el artículo que me publicó ABC el mismo día, que llevaba como título “Símbolos, respeto y Código penal“.

Unos incidentes que, añadidos al alboroto creado por el enésima avivamiento del Plan Ibarretxe, están sirviendo magníficamente a la estrategia del PP de hacer girar el debate político en torno a la idea de que España se rompe. Podéis leer al respecto la magnífica crónica de Ernesto Ekáizer en El País y el editorial del mismo diario al respecto, donde también se denuncia el intento del PP de apropiarse de la idea de España –que es la mejor formula para que se rompa-. Seguramente por eso Manuel Rico en “Público” nos recuerda que la más formidable fábrica de nacionalistas en España ha sido el propio PP.

No os podéis perder el artículo de José Andrés Torres Mora publicado en “Público” en el que explica por qué los socialistas hemos colaborado con los nacionalistas y, al mismo tiempo, les invita a renovarse, a hacer a su Bad Godesberg particular.

Ni que decir tiene que hará falta mucha pedagogía para devolver a unos y otros nacionalistas al sentido común. En este sentido, aplaudo con pies y manos el magnífico suplemento Babelia del diario El País dedicado, con motivo del 25º aniversario de la edición de Cataluña de este diario, a la cultura catalana, coincidiendo con la inauguración el próximo martes de la 58ª Feria del Libro de Frankfurt que tiene a la cultura catalana como invitada de honor.

Sobre el referéndum propuesto por el Lehendakari Ibarretxe podéis leer los artículos de Ramón Jáuregui, Javier Pérez Royo y José Luis Zubizarreta, así como la crónica de Luis Rodríguez Aizpeolea en El País sobre la división que la propuesta está generando en el seno del PNV, así como el editorial de este mismo diario al respecto.

En todo caso nadie puede desconocer que el panorama de cara a las próximas elecciones generales se presenta muy abierto. Esta semana se han hecho públicas diversas encuestas:

a) el pulsómetro de la Cadena SER, que señala una diferencia de 5 puntos entre el PSOE y el PP (44% y 39%, respectivamente), una nota para el gobierno de 4.80, una nota de 4.87 para Zapatero y de 4.10 para Rajoy, una nota de 5.04 para el PSOE y de 4.39 para el PP, y unas preferencias como Presidente del 48.1% para Zapatero y del 31.6% para Rajoy.

b) la encuesta electoral del diario “Público”, que señala una diferencia de 2.2 puntos entre el PSOE y el PP (41% y 38.8%, respectivamente), con una fidelidad del voto del 70% para el PSOE y del 82% por el PP, una intención de voto entre los nuevos electores del 30% para el PSOE y del 12% para el PP, un 37.7 tiene mucha o bastante confianza en Zapatero, mientras Rajoy obtiene un 25.9%, el 30.8% muestra su simpatía hacia el PSOE y un 11% de rechazo, mientras el PP tiene una simpatía del 22% y un rechazo del 32.7%. Leed el análisis del director del estudio José Luis de Zárraga.

c) la encuesta de La Vanguardia, que señala una diferencia de 2.7 puntos entre el PSOE y el PP (42.3% y 39.6%, respectivamente), un 42% tiene mucha o bastante confianza en Zapatero, mientras Rajoy obtiene un 31%, unas preferencias como Presidente del 51% para Zapatero y del 36% para Rajoy, El PSOE gana en economía, ocupación y bienestar social, mientras PSOE y PP empatan en la lucha contra ETA. Leed el análisis del director del estudio Julián Santamaría.

Sabéis que tengo mucho respeto por los comentarios de Julián Santamaría, que advierte de una percepción negativa de la situación económica y afirma rotundo: “Al gobierno le perjudica el ruido, al PP la debilidad de su líder”. Un escenario abierto, pues, aunque Santamaria no se priva de citar al experto Giacomo Sani que sostiene que “la preferencia por un u otro candidato es el factor más influyente de la decisión de voto de los que deciden a lo largo de la campaña y, sobre todo, al final”. No hay que descuidarse. Y eso tiene mucho que ver con la abstención de la que antes hablaba.

No hay que perder de vista tampoco la fenomenal batalla política que se está librando en el seno del Tribunal Constitucional. Hoy la crónica de Julio M. Lázaro al respecto en el diario El País es de obligada lectura.

Importantes también son los artículos de Felipe González (sobre las mentiras del PP sobre la guerra de Irak) y de Vicenç Navarro (sobre la distancia que nos separa de la Europa de los 15 en materia de gasto social).

Y si todavía colean las mentiras sobre Irak, Lluís Bassets en El País nos alerta sobre las “Razones para ir a otra guerra” que se están construyendo en Washington para justificar una guerra contra Irán.

Hay que seguir denunciando la represión que el régimen militar está imponiendo en Birmania. Lo hacemos recordando a la premio Nobel de la Pau, Aung San Suu Kyi, con este artículo de Georgina Higueras publicado en El País.

En este contexto internacional no está de más seguir reclamando un papel más activo de la Unión Europea como lo hacen en este artículo Martti Ahtissari i Joschka Fischer, que forman parte activa del nuevo think tank europeo dirigido por Mark Leonard “European Council on Foreign Relations“. También hay que leer la crónica de Andreu Missé, optimista con respecto a la próxima ratificación del Tratado de Lisboa que sustituirá a la non nata Constitución Europea (ay de aquéllos que decían que votando no llegaríamos más lejos y más deprisa), y el artículo de Timothy Garton Ash sobre las mentiras de los conservadores británicos criticando una Europa cada vez más imprescindible.

Acabo. Recomendándoos la lectura de un duro artículo de Ignacio Ramonet en “Público” que lleva el título “Sarkozy, lecciones para las izquierdas”.

ZW núm 98. Recomendación de enlaces al servicio de la reflexión y la acción política y social realizada por mi amigo Antoni Gutiérrez-Rubí.

http://www.democrats.org/

El Partido Demócrata americano juega con fuerza en la red. Su presidente, ex candidato a las elecciones presidenciales de 2004, Howard Dean, impulsa el uso de las nuevas tecnologías y la importancia de la movilización de redes sociales, como factor clave para garantizar la victoria en los comicios de 2008. Dean es el fundador de Democracy for America (National Grassroots Network) una exitosa organización nacional que impulsó en el marco de su campaña electoral y que trabaja para la estrategia “50 State Strategy“.

La página del Partido Demócrata ofrece también una versión en español, dejando constancia de la importancia que otorgan a la comunidad hispana, donde se puede consultar un apartado específico con el título: “Blog/foro latino“.

En un contexto en el que los simpatizantes demócratas tendrán que decantarse finalmente entre los dos principales candidatos (Hillary Clinton o Barack Obama), la movilización de las bases resulta fundamental. Y los activistas online, los llamados netroots, lo saben, desplegando en la red su influencia de cara a decantar la balanza a favor de un u otro candidato en las próximas elecciones primarias.

El papel de los demócratas en el extranjero y el proceso de votación de éstos a través de Internet han sido algunos de los temas que este sábado se han tratado en el encuentro anual de Democrats Abroad en España. En esta ocasión, la jornada se desarrolló en la sede del Ateneu Barcelonès, contando con las intervenciones de la presidenta de Democrats Abroad Spain, Alana Moceri, y de la presidenta de DAS Barcelona, Rebecca Lewis, entre otros invitados.

ZV (Zona Vídeo). Tvgratis.TV se define como un portal de televisión donde los usuarios pueden acceder a toda la oferta gratuita y pública que existe en Internet. No tiene ninguna relación con las empresas, cadenas u operadores de los canales difundidos, sólo los agrupa en su portal a través de sus propias señales online o de “streamings” libres que circulan por la red. Los diferentes canales se pueden buscar por países o por categorías temáticas.

Anuncios

Acerca de Miquel Iceta

Sóc primer secretari del PSC, president del grup socialista al Parlament de Catalunya i candidat a la Presidència de la Generalitat

Publicado el Domingo 7 octubre 2007 en Política. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Los comentarios están cerrados.