Las trampas del PP son muy peligrosas

Hoy el diario podría haber llegado a ser monotemático. La vergonzosa maniobra del PP contra la independencia del Tribunal Constitucional merecería un monográfico. Lo denuncia con claridad meridiana el actor Juan Diego en una entrevista publicada hoy en la última página de El País. A la pregunta de Karmentxu Marín: “¿No añora a Aznar?”, la respuesta de Juan Diego es contundente: “No, porque él está aquí, nunca se fue ni vino. He oído decir: ‘¿Qué es esto de la democracia o de la soberanía popular? ¿Y esto del Estatuto de Cataluña, quién coño lo ha votado? ¿El Parlamento catalán, el Parlamento español, y ha sido ratificado por los ciudadanos catalanes? Pues voy a hablar con un amigo mío que tengo en el Constitucional y lo vamos a arreglar’. ¿Y eso es una maravilla o no es una maravilla? Con dos cojones”. Pues eso mismo, con dos cojones.

No es que no pasen otras cosas más importantes. Por ejemplo, sigue la barbarie en Iraq. Eso sí, al final, aunque sea el último de todos los responsables de esta guerra en admitirlo, Aznar reconoce que no había armas de destrucción masiva. Que eso haya costado cientos de miles de muertos en Iraq y un atentado en Madrid con 192 víctimas no merece otro comentario que el de decir “entonces nadie lo sabía”. No sólo no hay disculpa sino que se permite hacer broma sobre el tema. Como hoy le ha contestado el Presidente Zapatero ahora sí que hay un arma de destrucción masiva: el odio que la guerra ha engendrado. Este es el PP que quiere volver al gobierno tan pronto como pueda sin importarle mucho cómo.

No me cansaré de decir que están empleando la misma táctica que en los años 1993-1996. No es la primera vez que el PP está dispuesto a romperlo todo para llegar al poder como sea. Ya os dije que un vecino de escalera me dejó en el buzón las declaraciones de Luis Maria Anson realizadas a la revista TIEMPO en febrero de 1998. Decía Anson: “González era un hombre con una potencia política de tal calibre que era necesario llegar hasta el límite” o “Desde una labor crítica normal no se conseguía desalojar a González del poder” o, y no hace falta insistir más, “Había que terminar con González, ésa era la cuestión. Al subir el listón de la crítica se llegó a tal extremo, que en muchos momentos se rozó la estabilidad del propio Estado”. Cambiáis González por Zapatero y ya tenéis lo que está pasando.

Ahora ni siquiera disimulan. Como no disimuló la diputada del PP catalán en el Parlament Montserrat Nebrera cuando admitió el miércoles en declaraciones a Ona Catalana recogidas por la Agencia EFE que su partido había encontrado “la grieta jurídica” que necesitaban -en referencia a la recusación del magistrado Pablo Pérez Tremps- para conseguir su “objetivo político”.

Muchos han sido los artículos y los pronunciamientos públicos sobre esta infamante recusación. Destaco el Manifiesto firmado por 45 catedráticos de Derecho Constitucional de 29 Universidades españolas. También podéis leer los artículos de Francesc de Carreras (lástima que su discípulo Albert Rivera no coincida con él en esta cuestión), Miguel Satrústegui, Javier Pradera, Eliseo Aja y Soledad Gallego. Al hilo de esta cuestión son inquietantes, porque remachan el clavo, los análisis de Pérez Royo (que por una parte alerta a los andaluces “Catalanes somos todos”, en otro habla de “Golpe de Estado”, y aún en un tercer artículo afirma que “el PP no ha pasado la prueba del nueve de la democracia que es la plena aceptación de la derrota electoral y la salida del gobierno”). Tampoco es nada tranquilizadora la reflexión de Antonio Franco sobre la justicia, recogida también en el análisis de la crisis de la división de poderes hecho por Jordi Sánchez. Llàtzer Moix nos recuerda también la existencia de un “gamberrismo verbal” que, añado yo, es el caldo de cultivo del odio que guía la acción del PP y de sus corifeos mediáticos. Quizá esperan que tanto ruido desvíe la atención sobre la retahíla de casos de corrupción que afectan a instituciones gobernadas por el PP.

Estamos ante un hecho aún más grave que aquella grotesca recogida de firmas contra el Estatuto y pidiendo la convocatoria de un referéndum ilegal. Firmas, por cierto, entre las que figuraba de forma destacada la del golpista Antonio Tejero. Se trataba y se trata de manipular las instituciones para ganar haciendo trampas lo que se ha perdido en las urnas o en las cámaras parlamentarias.

Ante estos hechos se alzó la voz del Presidente de la Generalitat denunciando el intento de manipulación del Tribunal Constitucional, mientras Artur Mas y CiU siguen tocando campanas diciendo que el problema es que el Gobierno de la Generalitat no defiende el Estatuto.

El Gobierno está impulsando la creación de las Comisiones estatutarias, se ha creado ya la Comisión Mixta de Asuntos Económicos y Fiscales Estado-Generalitat, los próximos días el Presidente de la Generalitat presidirá una reunión de la Junta de Seguridad de Cataluña, el Gobierno ha aprobado la Ley de creación de la Agencia Tributaria de Cataluña, ha entregado a los grupos parlamentarios el anteproyecto de ley de creación del Consejo de Garantías Estatutarias, ha recurrido el Decreto estatal que regula los contenidos mínimos curriculares de la educación primaria, está estudiando el contenido del resto de Decretos educativos, ha creado el Consejo institucional para el seguimiento y el impulso del desarrollo estatutario para que todos los grupos parlamentarios puedan ser parte activa en el proceso y ha de decidido no interponer recurso sobre la Ley de la Dependencia por favorecer un acuerdo político sobre su puesta en marcha.

Artur Mas reiteró la demanda de uno pleno monográfico del Parlament (ya lo había planteado el mes de noviembre en el transcurso del debate de investidura) y Núria de Gispert pidió la modificación de la Ley Orgánica del Tribunal Constitucional (desconociendo que ya hay una ponencia –con presencia de CiU claro está- que la está estudiando).

Realmente la pobreza de ideas es decepcionante, y lo es aún más una actitud que sólo busca incomodar a ERC aunque eso pueda debilitar al Gobierno en un momento de ofensiva reaccionaria contra el Estatuto. Esta es la apuesta estratégica de CiU. Ya ha quedado claro: bien pobre.

Ayer, en Algeciras, en un acto organizado por el PSOE de Andalucía en la campaña en favor del Estatuto andaluz, el presidente de la Generalitat y primer secretario del PSC, José Montilla, nos recordaba el terreno del verdadero combate al afirmar que “el Partido Popular se comporta de una forma desleal y profundamente antipatriótica, por desgracia para ellos, para todos, y sobre todo para la salud de nuestra democracia; por desgracia de manera muy especial para la convivencia entre los pueblos de España” advirtiendo que “el PP envenena el buen funcionamiento de nuestras instituciones, pretende erigirse en defensor exclusivo de la Constitución y de la idea de España, pretende apoderarse de los símbolos comunes –la bandera, el himno- y alimenta una cultura del enfrentamiento político y territorial muy preocupante”.

Frente a esta actitud del PP, Montilla exhortó a los demócratas a “reaccionar con serenidad pero también con rotundidad y firmeza ante aquellos que son capaces de cualquier cosa, de cualquier atropello, por envenenar la salud de nuestra democracia”. Un ejemplo de esta actitud destructiva es la recusación del magistrado Pérez Tremps, que es “el súmmum de la hipocresía, es la politización partidista de los jueces del más alto tribunal que pone en jaque nuestro sistema democrático de garantías jurídicas”. “El Partido Popular ha retrocedido en cultura democrática, en las formas y, lo que es peor, en el fondo”.

El miércoles día 9, en el auditorio del Palacio de la Generalitat el Vicepresidente de la Generalitat pronunció una importante conferencia que llevaba el título “El patriotismo social motor de construcción nacional”. Recomiendo su lectura atenta. Carod hace un esfuerzo notable de actualización de su discurso, contraponiéndolo directamente al discurso y la práctica del catalanismo conservador de CiU, defiende la cohesión social como requisito imprescindible de la construcción nacional, llama a superar el esencialismo identitario, étnico, lingüístico o de clase, y defiende una visión no apocalíptica de la salud de la lengua catalana proponiendo unas líneas de actuación para convertirla en lengua nacional, remachando el clavo al decir “el patriotismo social debe hacer más fácil el patriotismo nacional”. Ciertamente, al alertar sobre los riesgos que corre un Estatuto que ya consideraba insuficiente, Carod no esconde sus convicciones independentistas. No sorprenderá a nadie que diga que éste es un punto de discrepancia frontal entre su pensamiento y el mío. Ni creo que debamos dar la batalla por perdida, ni creo que ningún retroceso parcial pueda justificar romper las cartas. Primero, porque la mayoría de los catalanes no lo queremos. Y segundo, porque eso supondría desertar de la batalla por una España federal y progresista.

Una España en la que encontraremos buenos aliados como la Vicepresidenta del Gobierno a quien hoy el diario El País publica una interesante entrevista.

Aún trae cola la manifestación del pasado domingo en Madrid. Javier Pradera se refiere a ello en un artículo en el que recuerda las insidias del PP contra Zapatero y las delirantes especulaciones del PP sobre el atentado del 11-M (por cierto, bien pronto empezará el juicio contra exponentes del terrorismo islamista radical y aún dicen que fue eta…) Sobre el balance de estos 43 meses sin muertos debéis leer el artículo de Ignacio Sánchez Cuenca, y el esfuerzo de Daniel Innerarity por definir “¿Que significa un final dialogado de la violencia?”.

Son buena lectura los artículos de la Canciller alemana Angela Merkel sobre sus intenciones en el inicio de la Presidencia alemana de la Unión Europea y de Joaquín Estefanía poniendo de relieve hasta qué punto los neocon siguen marcando la agenda política de la administración Bush.

Tocando más de cerca podéis leer el artículo de Ernest Maragall sobre “La excelencia educativa” y mi artículo publicado en El País con el título “Escudella barrejada” respondiendo al artículo “Sopa fría” publicado por Josep Ramoneda en el mismo diario.

El martes, Conxita Casanova que dirige un magnífico programa de cine en Radio 4 me invitó a ver una película que me encantó “La vida de los otros”, sobre el control a intelectuales y artistas en la RDA. Es una ópera prima que ha sido nominada a los Oscars. Aquí tenéis la crítica que recoge la revista digital Café Babel. ¡No os la perdáis!

ZW núm. 72 Recomendación de enlaces al servicio de la reflexión y la acción política y social realizada por mi amigo Antoni Gutiérrez-Rubí.

http://www.ning.com

Son muchas las definiciones e ideas que podemos encontrar asociadas al concepto Web 2.0. Algunas de ellas podrían ser: aplicaciones que generan colaboración; aplicaciones sencillas y específicas a las que se puede acceder desde cualquier ordenador por medio de un navegador, fáciles de usar y con un verdadero propósito; aplicaciones que utilizan la inteligencia colectiva para proporcionar servicios interactivos en Red, dando al usuario el control de sus datos, etc. Si queréis saber más no os perdáis este magnífico vídeo Web 2.0 que me lo ha descubierto mi amigo Genís. ¡Corto, claro, sugerente, imprescindible!

Ning surge como herramienta para facilitar la creación de aplicaciones web basadas en la participación de los usuarios, que son quienes generan y modifican los contenidos, ya que el código de las aplicaciones que crean los desarrolladores se puede compartir, clonar y modificar según las necesidades de cada uno y, después, añadirla al conjunto de aplicaciones disponibles. Otro tipo de aplicaciones, que permiten almacenar y compartir todo tipo de documentos serían eSnips (con una capacidad máxima de 1 GB de forma totalmente gratuita), Box.net o Mediamax que ofrece, hasta 25 GB de espacio online para guardar desde imágenes o vídeos a documentos en distintos formatos.

Para obtener más información sobre aplicaciones en Internet podéis leer esta entrada del blog Algo que hacer donde se hace referencia a los conocidos: Gmail, Flickr, Linkedin, del.icio.us, Newsgator o FeedDemon, entre otros. Y, os recomiendo especialmente, la lectura del artículo “10 cosas que los políticos deberían de saber sobre tecnología de la información”, de Lluïsa Núñez.

ZV (Zona Vídeo). Para acabar, una visita a dvactivisme.org (vídeos para la transformación social), un canal de producción y difusión de vídeos relacionados con iniciativas diversas protagonizadas y/o promovidas desde distintos movimientos sociales (acciones, jornadas, manifestaciones…) que, muchas veces se consideran insuficientemente cubiertas por los medios de comunicación tradicionales.

Acerca de Miquel Iceta

Sóc primer secretari del PSC, president del grup socialista al Parlament de Catalunya i candidat a la Presidència de la Generalitat

Publicado el Domingo 11 febrero 2007 en Política. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Los comentarios están cerrados.